Inventando números.

Kopp, Ekkehard. Making up Numbers: A History of Invention in Mathematics. [2020]. Open Book Publishers. DOI 10.11647/OBP.0236

DESCARGAR PDF

“Inventando números: Una historia de la invención en matemáticas” ofrece un relato detallado pero accesible de una amplia gama de ideas matemáticas. Partiendo de conceptos elementales, conduce al lector hacia aspectos de la investigación matemática actual.

El libro explica cómo se superaron los obstáculos conceptuales en el desarrollo de los números y los sistemas numéricos en el curso de la historia, desde Babilonia hasta la Grecia clásica, desde la Edad Media hasta el Renacimiento, y así hasta los siglos XIX y XX. La narración pasa de la insistencia pitagórica en los múltiplos positivos a la aceptación gradual de los números negativos, los irracionales y los complejos como herramientas esenciales en el análisis cuantitativo.

Dentro de este marco cronológico, los capítulos se organizan temáticamente, abarcando una variedad de temas y contextos: la escritura y la resolución de ecuaciones, la construcción geométrica, las coordenadas y los números complejos, las percepciones del “infinito” y sus usos permisibles en las matemáticas, los sistemas numéricos y la evolución de las opiniones sobre el papel de los axiomas. Mediante este enfoque, el autor demuestra que los cambios en nuestra comprensión de los números se han basado a menudo en la ruptura de convenciones largamente mantenidas para dar paso a nuevas invenciones que, al mismo tiempo, proporcionan mayor claridad y amplían los horizontes matemáticos. Visto desde esta perspectiva histórica, la abstracción matemática no aparece como algo misterioso ni inmutable, sino como una actividad humana contingente y en desarrollo. Inventar los números será de gran interés para los estudiantes de matemáticas de grado y de nivel superior, así como para los profesores de secundaria de la asignatura. En virtud de su tratamiento detallado de las ideas matemáticas, será de gran valor para cualquiera que busque aprender más sobre el desarrollo de la materia.

Mendeley. El Facebook de los investigadores

Los gestores de referencias bibliográficas se han convertido en herramientas indispensables para los investigadores. A través de ellas, se puede organizar toda la información consultada en bases de datos, sitios web, repositorios, blogs, documentos a texto completo, archivos digitalizados de todo tipo y otras fuentes de información. Este nuevo libro sobre Mendeley, escrito por el bibliotecario Julio Alonso Arévalo, tiene el objetivo mostrar cómo sacarle el mejor provecho a esta herramienta. Para ello, presenta una descripción de las características del sistema, muestra las ventajas que tiene para el trabajo del bibliotecario y de los investigadores, establece comparaciones con otros gestores y muestra, de una manera muy sencilla, cómo usarlo.

Universo Abierto

Julio Alonso Arévalo. Mendeley. El Facebook de los investigadores / prólogo, Marshall Breeding. Medellín : Journals & Authors, 2021. ISBN 978-958-56233-1-6 (Impreso) ISBN 978-958-56233-2-3 (Electrónico)
DOI: 10.25012/isbn.9789585623323

Descargar libro

Para descargarlo, es necesario rellenar unbreve formulario.

Adquirir en impreso en Journals & Authors

Los gestores de referencias bibliográficas se han convertido en herramientas indispensables para los investigadores. A través de ellas, se puede organizar toda la información consultada enbases de datos, sitios web, repositorios, blogs, documentos a texto completo, archivos digitalizadosde todo tipo y otras fuentes de información. Este nuevo libro sobre Mendeley, escrito por el bibliotecario Julio Alonso Arévalo, tieneelobjetivo mostrar cómo sacarle el mejor provecho a esta herramienta. Para ello, presenta una descripción de las características del sistema, muestra las ventajas que tiene para el trabajo del bibliotecario y de los investigadores, establece comparaciones con otros gestores y muestra, de una manera muy sencilla, cómo usarlo.

Ver la entrada original 370 palabras más

Cómo estudiar el clima de la Tierra desde la Estación Espacial Internacional.

Todos hemos observado alguna vez el cielo con la curiosidad de querer saber qué hay en el resto del universo. A 250 millas sobre nuestro planeta, la Estación Espacial Internacional mira hacia el pasado.

En el exterior de varios de los módulos de la estación están varios instrumentos de observación de la Tierra, incluyendo una extremidad llena de cámaras, cajas y herramientas que cuelgan del borde del Módulo Experimental Japonés (JEM) de la estación. Los CubeSats de observación de la Tierra se despliegan regularmente desde la esclusa de aire de la estación y los astronautas hacen fotos del planeta desde las ventanas del laboratorio en órbita. La estación incluso realiza experimentos de ciencias de la Tierra. Todo este trabajo proporciona información sobre el clima y cómo prepararnos para los cambios venideros.

diagrama animado del modulo experimental

“Si no tiene una buena comprensión de cómo pueden cambiar las cosas, está en una posición muy pobre para poder manejarlo cuando lo hagan”, dice William Stefanov, gerente de la Oficina de Ciencias de la Exploración en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston. Las condiciones del tiempo reflejan las condiciones de la atmósfera durante un corto período de tiempo, y el clima es la forma en que la atmósfera se “comporta” durante décadas, cientos de años o incluso períodos de tiempo geológico, dice Stefanov.

Eso significa que los factores que influyen en nuestro clima deben ser rastreados durante largos períodos. Sus más de 20 años en órbita hacen de la estación espacial un lugar muy adecuado para recopilar estos datos a largo plazo. La información combinada crea un conjunto de datos único que nos ayuda a informar las decisiones climáticas y potencialmente desarrollar soluciones a los problemas ambientales.

Ojos en la tierra

La estación espacial ofrece una perspectiva planetaria única con una trayectoria orbital que pasa por más del 90 por ciento de la población de la Tierra. Sus aproximadamente 52 grados de inclinación orbital permiten que los astronautas y las cargas útiles de observación de la Tierra vean salir y ponerse el sol 16 veces al día en todo el mundo. “Esa órbita permite que la estación espacial pase sobre diferentes puntos de la Tierra en diferentes momentos del día o de la noche y recopile datos. Es un conjunto de datos fundamentalmente diferente al que la mayoría de los otros instrumentos de detección remota recopilan en satélites en vuelo libre,” dice Stefanov.

Montadas en el exterior del laboratorio en órbita, las cargas útiles internacionales como ECOSTRESS, GEDI, OCO-3, DESIS, TSIS (también conocido como TSIS-1) e HISUI recopilan individualmente datos relacionados con el clima. En combinación, proporcionan un conjunto único de medidas que podrían impulsar la vanguardia de la investigación ambiental. “El equipo de OCO-3 quiere comprender las plantas y su papel en el ciclo del carbono”, dice Annmarie Eldering, científica del proyecto OCO-3. “Resulta que nuestro vecino de la estación espacial, ECOSTRESS, está analizando cómo responden las plantas al estrés. Y luego está GEDI, que analiza la cantidad de material vegetal que hay en el suelo. Los científicos que están pensando en las plantas y su papel en el ciclo del carbono están muy emocionados. Hemos escuchado muchas discusiones sobre cómo podemos usar todos los datos juntos para comprender mejor las plantas “.

imagen animada del modelo atmosférico

OCO-2, predecesor de OCO-3, los datos integrados en un modelo atmosférico
muestran los niveles de dióxido de carbono atmosférico sobre la Tierra.
Crédito: NASA

El sensor OCO-3 utiliza reflejos de la luz solar a través de la atmósfera para medir variaciones en el dióxido de carbono atmosférico, observando cambios de menos de una parte por millón. “La mayoría de los gases como el ozono, el monóxido de carbono o el vapor de agua duplican o triplican su concentración atmosférica cuando están contaminados, por lo que es bastante fácil de detectar. Pero para el dióxido de carbono, es excepcionalmente difícil ver los cambios”, dice Eldering. Medir esos pequeños cambios podría ser clave para responder preguntas de muchos años sobre el dióxido de carbono atmosférico. “Afortunadamente para nosotros, las plantas y el océano absorben aproximadamente la mitad de las emisiones de dióxido de carbono generadas por el hombre cada año. Pero todavía existen misterios en torno a cómo lo hacen, por qué la cantidad es diferente cada año y cómo se producirá la absorción en el futuro”, puntualiza. “Nuestros datos están destinados a ayudar a responder ese tipo de preguntas”.

El almacenamiento y la eliminación de carbono también se ha investigado tanto dentro como fuera de la estación. El fotobiorreactor examinó si las microalgas podrían ayudar a cerrar el ciclo de carbono en los sistemas de soporte vital, y el Experimento de Kuwait: E. coli C5 estudió el efecto de la microgravedad en las bacterias E. coli que fueron modificadas para consumir dióxido de carbono como fuente de alimento. Las imágenes tomadas por la antigua carga útil HICO de la estación espacial incluso ayudaron a desarrollar un algoritmo para detectar floraciones de algas nocivas. Las algas juegan un papel importante en el ciclo global del carbono y las floraciones son responsables de gran parte de la absorción de carbono del océano.

CLARREO Pathfinder, cuyo lanzamiento está previsto para los próximos años, planea estudiar el clima de la Tierra tomando medidas de la luz solar reflejada por la Tierra y la Luna con una incertidumbre de cinco a diez veces menor que las medidas de los sensores existentes.

imagen de la Tierra tomada desde la estación espacial

El elemento humano

Pero, no se trata solo de sensores que monitorean nuestro planeta desde las alturas, la gente también lo hace. Las ventanas de la estación espacial brindan una oportunidad para la fotografía de astronautas y la recopilación manual de datos climáticos. Los astronautas han tomado más de 4 millones de imágenes de la Tierra desde el espacio (más de 3,5 millones desde la estación espacial), lo que contribuye a uno de los registros más antiguos de cómo ha cambiado la Tierra a lo largo del tiempo. Las Observaciones de la Tierra por la triplicación actualmente respalda una serie de estudios de iluminación nocturna urbana, monitoreo de glaciares y volcanes, y estudios de procesos atmosféricos afectados por poderosas erupciones volcánicas. Las imágenes también se utilizan en investigaciones ecológicas, incluyendo un proyecto colaborativo llamado AMASS, que rastreó las rutas de migración de las aves y los efectos de los cambios que ocurren a lo largo de esas rutas.

Estas imágenes también apoyan los esfuerzos de socorro en casos de desastre para eventos como huracanes e incendios forestales. Después de recibir la notificación de que ocurrió un desastre natural, los científicos en tierra determinan si la tripulación podrá ver esa área mientras orbita por encima. Si es así, la tripulación captura y envía imágenes a la Tierra. Luego, las imágenes se georreferencian para que las utilicen los equipos de peligro en el suelo. Las imágenes de astronautas han sido útiles para eventos de incendios forestales, por ejemplo, mostrando a los socorristas hacia dónde se dirige la columna de humo.

imagen del astronauta tomando fotos

Los miembros de la tripulación de la Expedición 60 se turnan para capturar imágenes desde la cúpula dentro de la Estación Espacial Internacional del huracán Dorian.
Crédito: NASA

Más allá de la estación

La Estación extiende su impacto en la ciencia climática al desplegar CubeSats en órbita terrestre baja. Estos dispositivos del tamaño de una caja de zapatos, que contienen demostraciones de tecnología o prueban nuevos tipos de ciencia climática, se lanzan a la estación junto con miles de libras de otras investigaciones de investigación y suministros de carga. Los astronautas los descargan y los preparan en la estación y luego los despliegan fuera de la esclusa de aire de la estación.

Se han lanzado más de 250 CubeSats desde la estación, incluyendo muchas cargas útiles centradas en el clima. Por ejemplo:

• El NanoRacks-MinXSS CubeSat diseñado por estudiantes tenía como objetivo una mejor comprensión de la energía de los rayos X solares y cómo afecta a las capas de la atmósfera superior de la Tierra.

• El satélite DIWATA-1 proporciona información de teledetección a Filipinas mediante la observación de desastres meteorológicos como tifones y lluvias intensas localizadas.

• El HARP CubeSat nos ayuda a comprender mejor cómo las nubes y los aerosoles impactan el tiempo, el clima y la calidad del aire.

A medida que cambia el clima de la Tierra, la Estación Espacial Internacional estará observando desde las alturas, lo que ayudará a proporcionar información única necesaria para mantener nuestro planeta seguro.


Fuente: NASA

Fundamentos físicos de la informática.

Raúl Rengel Estévez. Fundamentos físicos de la informática. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2020. (Documentos didácticos, 167). ISBN: 978-84-1311-386-9

TEXTO COMPLETO

En este libro se abordan los fundamentos que permiten comprender la física subyacente a la operación de los circuitos digitales que constituyen la base de los aparatos electrónicos que utilizamos a diario.

Ordenadores personales, teléfonos inteligentes, cámaras digitales, videoconsolas… La nuestra es una sociedad de la información, en la que cada día empleamos multitud de dispositivos. Todo ello ha sido posible gracias a la increíble evolución de la electrónica, y en particular, a los circuitos electrónicos de estado sólido. La informática tal y como la conocemos hoy en día es posible gracias a la física de semiconductores, a los transistores de silicio y a los microchips, temas que aquí se tratan, junto con un repaso a los fundamentos de la teoría de circuitos y las bases del electromagnetismo.

Aunque el libro está orientado a estudiantes de primer curso de grados universitarios en informática, se ha intentado que los conceptos explicados puedan ser comprendidos, sin excesiva dificultad, por cualquier persona interesada con formación a nivel de secundaria en física y matemáticas.

Origen de la Anomalía Magnética de Salamanca.

Laura Yenes, Puy Ayarza, Pablo Calvín, Alberto Santamaría Barragán. Origen de la anomalía magnética de Salamanca : contribución de la formación Aldeatejada (PROTEROZOICO SUPERIOR) y de las pizarras ordovícicas. TIERRA Y TECNOLOGÍA, n. 57. ACCEDER AL ARTICULO

Investigadores del Departamento de Geología, Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca, junto con el Instituto Geológico y Minero de España, Unidad de Zaragoza, han desarrollado un trabajo publicado en forma de artículo en la revista Tierra y tecnología donde se estudia la Anomalía Magnética de Salamanca (AMSA).

RESUMEN

La Anomalía Magnética de Salamanca (AMSA) presenta una amplitud y geometría que sugieren la existencia de una fuente localizada a poca profundidad y situada ligeramente al sureste de la propia ciudad. Su característica más llamativa es su polaridad inversa, que indica la existencia de rocas con una magnetización remanente adquirida durante un cron de polaridad inversa.

Se han estudiado dos litologías que son potencialmente portadoras de una magnetización remanente natural (NRM) compatible con dicha anomalía: las Pizarras de Aldeatejada (Neoproterozoico) y las Pizarras del Ordovícico Medio, ambas aflorando en el flanco sur del Sinclinal de Salamanca. Los estudios realizados incluyen microscopía óptica, desmagnetización de la NRM por campos alternos, curvas termomagnéticas y desmagnetización térmica de la magnetización remanente isotérmica (IRM) adquirida a lo largo de tres ejes.

Los resultados muestran que las Pizarras de Aldeatejada presentan una NRM lo suficientemente intensa para generar una anomalía magnética. Sin embargo, es de polaridad normal, compatible con el campo magnético terrestre actual y, por lo tanto, no debe contribuir a la generación de la AMSA, de polaridad inversa. Por el contrario, las Pizarras Ordovícicas muestran una NRM de polaridad inversa compatible con la AMSA, pero poco intensa. Si estas últimas continúan hacia el este, por debajo de la ciudad de Salamanca, y la intensidad de su NRM aumenta, podrían ser la fuente de la anomalía.