Spitzer concluye su misión de descubrimiento astronómico.

Spitzer1.jpg

El telescopio espacial Spitzer de la NASA concluye su misión de descubrimiento astronómico tras de más de 16 años de explorar el universo con luz infrarroja.

Los ingenieros de la misión confirmaron a las 2:30 p.m. PST (5:30 p.m. EST) del jueves, 30 de enero de 2020, que la nave había sido puesta en modo seguro, cesando todas las operaciones científicas. Tras la confirmación del cierre definitivo, Joseph Hunt, director de proyectos para Spitzer, declaró el cierre oficial de la misión.

Lanzado en 2003, Spitzer fue uno de los llamados cuatro Grandes Observatorios de la NASA, junto con el Telescopio Espacial Hubble, el Observatorio de Rayos X Chandra y el Observatorio de Rayos Gamma Compton. El programa de Grandes Observatorios demostró la capacidad de usar diferentes longitudes de onda de luz para crear una imagen más completa del universo.

“Spitzer nos enseñó aspectos completamente nuevos del cosmos y nos llevó adelante en la comprensión de cómo funciona el universo, abordando preguntas sobre nuestros orígenes, y si estamos o no solos”, afirmó Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA en Washington. “Este Gran Observatorio también planteó importantes y nuevas interrogantes, identificó objetos tentadores para estudios ulteriores, trazando el camino de las futuras investigaciones a seguir. Su inmenso impacto en la ciencia sin duda se extenderá más allá del fin de su misión”.

Entre sus muchas contribuciones científicas, Spitzer estudió cometas y asteroides en nuestro sistema solar y encontró un anillo previamente no identificado alrededor de Saturno.

Montage of Spitzer images
AQUI se pueden ver algunas de las increíbles imágenes que muestran los mayores descubrimientos del Spitzer.

El telescopio observó la formación de estrellas y planetas, la evolución de galaxias desde el universo antiguo hasta el presente, y la composición del polvo interestelar. También demostró ser una poderosa herramienta para detectar exoplanetas y caracterizar sus atmósferas. El trabajo más conocido de Spitzer fue la detección de los siete planetas del tamaño de la Tierra en el sistema TRAPPIST-1 (el mayor número de planetas terrestres encontrado orbitando una estrella), determinando además sus masas y densidades.

En 2016, tras una evaluación de las misiones astrofísicas en funcionamiento, la NASA decidió culminar la misión Spitzer en 2018 en anticipación al lanzamiento del Telescopio Espacial James Webb, que también observará el universo en luz infrarroja. Cuando se aplazó el lanzamiento de Webb, se concedió a Spitzer una prórroga para continuar las operaciones hasta este año. Esto le dio al Spitzer tiempo adicional para continuar produciendo ciencia transformadora, incluyendo ideas que allanarán el camino del Webb, cuyo lanzamiento está programado para el 2021.

“Todos los que han trabajado en esta misión deberían sentirse extremadamente orgullosos hoy”, declaró Hunt. “Hay literalmente cientos las personas que contribuyeron directamente al éxito del Spitzer, y miles los que usaron sus capacidades científicas para explorar el universo. Dejamos atrás un poderoso legado científico y tecnológico”.


FUENTE: NASA