Reacciones de oxidación-reducción.

reacciones de oxidación-reducción. - Búsqueda de Google
Redox. Rozina Khattak. IntechOpen, 2020. DOI: 10.5772/intechopen.77556

El libro “Redox” proporciona a sus lectores una amplia visión de las reacciones de oxidación-reducción.

El libro consta de tres secciones que incluyen redox en los compuestos de coordinación, compuestos orgánicos y polimerización; redox en electroquímica; y redox y bienestar de los peces. [DESCARGAR  POR CAPITULOS]

  • La primera sección consta de tres capítulos en los que se describe el papel de las reacciones redox en varios campos, como la química de los metales de transición, los procesos de degradación de los compuestos tóxicos y los tintes en el tratamiento del agua y las aguas residuales, la catálisis de la oxidación de los compuestos orgánicos por los sitios activos de los metales y la síntesis de copolímeros.
  1. Introductory Chapter: Redox – An Overview. By Rozina Khattak, Murtaza Sayed, Muhammad Sufaid Khan and Hamsa Noreen.
  2. Catalytic Behavior of Metal Active Sites From Modified Mesoporous Silicas in Oxidation of Organic CompoundsBy Viorica Parvulescu.
  3. Copolymer Synthesis with Redox Polymerization and Free Radical Polymerization Systems. By Melahat Göktaş
  • La segunda sección consta de dos capítulos. El papel de las reacciones redox y la descripción de la reactividad de los compuestos se tratan en la segunda sección del libro. Las baterías de flujo redox no acuosas se describen en esta sección.
  1. Redox Potentials as Reactivity Descriptors in ElectrochemistryBy José H. Zagal, Ingrid Ponce and Ruben Oñate.
  2. Effects of Electrolyte Additives on Nonaqueous Redox Flow BatteriesBy Qian Xu, Chunzhen Yang and Huaneng Su
  • La tercera sección discute ampliamente el equilibrio redox y el bienestar de los peces y consta de un capítulo.
  1. Redox Balance Affects Fish WelfareBy Sergio Sánchez-Nuño, Teresa Carbonell and Antoni Ibarz Valls

Crean materia cuántica en la Estación Espacial Internacional

Los físicos logran producir un condensado de Bose-Einstein en un laboratorio en órbita, en la Estación Espacial Internacional, lo que les permitirá explorar diversos misterios de la física fundamental.

Desde hace 25 años, los físicos utilizan un estado de la materia que surge en átomos ultrafríos para investigar el comportamiento cuántico a escala macroscópica. Y ahora pueden hacerlo en el espacio.

La hazaña (la creación de un condensado de Bose-Einstein) la han protagonizado físicos del Laboratorio de Átomos Fríos de la NASA (CAL, por sus siglas en inglés), que entró en funcionamiento a bordo de la Estación Espacial Internacional en junio de 2018. Los resultados constituyen una prueba de concepto que muestra que el laboratorio puede explotar satisfactoriamente la microgravedad del espacio para generar fenómenos que serían imposibles en la Tierra.

Los hallazgos se publicaron el 11 de junio en la revista Nature

«Observation of Bose–Einstein condensates in an Earth-orbiting research lab», David C. Aveline et al. en Nature, vol. 582, págs. 193-197, 11 de junio de 2020.


Creados por primera vez en 1995, los condensados de Bose-Einstein se originan al enfriar nubes de átomos hasta rozar el cero absoluto. A esta temperatura, prevalece la naturaleza cuántica ondulatoria de las partículas, que se funden en un único objeto cuántico macroscópico que los físicos pueden emplear para investigar comportamientos exóticos.

En la Tierra, la gravedad limita el estudio de estas nubes, puesto que se dispersan rápidamente a menos que los efectos gravitatorios se contrarresten con fuertes campos magnéticos. Sin embargo, en microgravedad, los condensados persisten durante más tiempo, lo que permite realizar investigaciones más precisas. Y dado que en el espacio pueden usarse trampas magnéticas débiles para atrapar los átomos, es posible reducir su temperatura aún más, en parte gracias a una técnica que enfría los condensados dejando que se expandan. «La mayoría de los físicos cuánticos dirían que los experimentos con átomos fríos son geniales, pero para mejorarlos hay que trasladarlos al espacio», asegura Kamal Oudrhiri, director de la misión del CAL en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena, California.

Los investigadores emplearon los precisos láseres del CAL en condiciones de alto vacío para producir condensados que sobrevivieron más de un segundo a 200 billonésimas de grado sobre el cero absoluto, al nivel de algunos de los experimentos más exitosos llevados a cabo en la Tierra. En futuras pruebas, el equipo planea bajar hasta una temperatura récord de 20 billonésimas de grado y crear condensados que perduren 5 segundos, afirma Oudrhiri. Eso lo convertiría en el lugar más frío del universo conocido.


FUENTE: Investigación y Ciencia. 

La ciencia no lineal.

la ciencia no lineal. - Búsqueda de Google

Ludu, Andrei. The Application of Mathematics to Physics and Nonlinear Science. MDPI – Multidisciplinary Digital Publishing Institute, 2020. 122 p. DOI: 10.3390/books978-3-03928-727-7

DESCARGAR PDF

La importancia de entender la no linealidad ha aumentado a lo largo de las décadas a través de la desarrollo de nuevos campos de aplicación: biofísica, dinámica de ondas, fibras ópticas, plasmas, los sistemas ecológicos, los microfluidos y los campos interdisciplinarios. Las matemáticas necesarias implican ecuaciones de evolución no lineales.
La obtención de soluciones de forma limitada para estas ecuaciones juega un papel importante en el entendimiento apropiado de las características de muchos fenómenos al desentrañar su mecanismos complejos como la formación y selección de patrones, la localización espacial de la transferencia procesos, la multiplicidad o ausencia de estados estables en diversas condiciones, la existencia de picos regímenes, etc. Incluso las soluciones de prueba exactas sin significado físico inmediato se utilizan para verificar la consistencia de los métodos analíticos numéricos, asimétricos y aproximados.

The Application of Mathematics to Physics and Nonlinear Science | MDPI Books

Este número especial ha reunido algunos de los temas más importantes de la ciencia no lineal.

En el ciberespacio.

Cyberspace - Búsqueda de Google

Paralelamente al espacio físico en nuestro mundo, existe el ciberespacio. En el espacio físico, hay interacciones entre el hombre y la naturaleza que producen productos y servicios.

Por otro lado, en el ciberespacio hay interacciones entre los humanos y la computadora que también producen productos y servicios. Sin embargo, los productos y servicios en el ciberespacio no se materializan, son electrónicos, son millones de bits y bytes que se transfieren a través de la infraestructura del ciberespacio.

Cyberspace - Búsqueda de Google

Cyberspace. Evon Abu-Taieh, Issam H. Al Hadid, Abdelkrim El Mouatasim. IntechOpen. 2020. DOI: 10.5772/intechopen.78887

DESCARGAR POR CAPITULOS

  1. 5G Road Map to Communication Revolution

    By Evon Abu-Taieh, Issam H. Al Hadid and Ali Zolait

  2. Cyberspace as a New Existential Dimension of Man

    By Slavomír Gálik and Sabína Gáliková Tolnaiová

  3. Research Design and Methodology

    By Kassu Jilcha Sileyew

  4. Cyberspace as a New Living World and Its Axiological Contexts

    By Sabína Gáliková Tolnaiová and Slavomír Gálik

  5. Cyberspace and Artificial Intelligence: The New Face of Cyber-Enhanced Hybrid Threats

    By Carlos Pedro Gonçalves

  6. Combined Deep Learning and Traditional NLP Approaches for Fire Burst Detection Based on Twitter Posts

    By Konstantinos-George Thanos, Andrianna Polydouri, Antonios Danelakis, Dimitris Kyriazanos and Stelios C.A. Thomopoulos

  7. Blind Wavelet-Based Image Watermarking

    By Abeer D. Algarni and Hanaa A. Abdallah

  8. Text Mining to Facilitate Domain Knowledge Discovery

    By Chengbin Wang and Xiaogang Ma

  9. Tagging and Tag Recommendation

    By Fabiano M. Belém, Jussara M. Almeida and Marcos A. Gonçalves

  10. Classification Model for Bullying Posts Detection

    By K. Nalini and L. Jabasheela

 

GRANDMA, una red internacional para estudiar fuentes de ondas gravitatorias.

Red de telescopios GRANDMA
Noticia completa: IAA

En 2017, una fusión de dos estrellas de neutrones permitió el primer estudio simultáneo en luz y ondas gravitatorias y abrió una nueva ventana al cosmos. La red GRANDMA coordina 25 telescopios en distintos lugares de la Tierra con el fin de localizar y analizar con rapidez las contrapartidas de los objetos que producen ondas gravitatorias.

Tras siglos estudiando el universo en ondas electromagnéticas –lo que llamamos luz–, la detección en 2015 de ondas gravitatorias abrió una nueva ventana al cosmos. Y, en 2017, una fusión de estrellas de neutrones permitía el primer estudio simultáneo en luz y ondas gravitatorias, lo que inauguró una nueva era en la observación con la astronomía multimensajero. La red internacional GRANDMA, que cuenta con 25 telescopios alrededor del mundo y en la que participan investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), busca seguir ese legado: trabaja con las alertas de los detectores de ondas gravitatorias para localizar y estudiar los objetos que las emiten. 

Investigadores del IAA participan en GRANDMA, una red internacional para estudiar fuentes de ondas gravitatorias | Instituto de Astrofísica de Andalucía - CSIC
Foto de grupo de la tercera reunión de la colaboración GRANDMA que tuvo lugar en Febrero de 2020 en Tiflis, Georgia.

“Nuestro grupo, HETH, es uno de los nodos principales de GRANDMA (acrónimo en inglés de Red Global Rápida Avanzada Dedicada a los Adictos al Multimensajero). Se nos invitó a contribuir con nuestra amplia experiencia en el seguimiento de objetos transitorios que ahora aplicamos a la detección de emisores de ondas gravitacionales” –señala Christina Thöne, investigadora del IAA-CSIC que lidera el grupo HETH/IAA–.  “Estamos muy orgullosos de ser parte de esta iniciativa verdaderamente global”.

Las ondas gravitacionales permiten estudiar fenómenos astrofísicos que involucran objetos muy masivos, y su detección requiere la construcción de múltiples detectores (interferómetros) que utilizan una combinación de espejos y láseres para medir distancias con mucha precisión. Estos interferómetros, con brazos que se extienden a lo largo de kilómetros, detectan la ligera expansión y contracción del espacio-tiempo que producen a su paso las ondas gravitatorias. En la actualidad existen dos observatorios de este tipo, LIGO, con dos interferómetros en los Estados Unidos, y Virgo, con uno en Italia, que han contribuido a detectar la fusión de agujeros negros y estrellas de neutrones desde 2015.