GRANDMA, una red internacional para estudiar fuentes de ondas gravitatorias.

Red de telescopios GRANDMA
Noticia completa: IAA

En 2017, una fusión de dos estrellas de neutrones permitió el primer estudio simultáneo en luz y ondas gravitatorias y abrió una nueva ventana al cosmos. La red GRANDMA coordina 25 telescopios en distintos lugares de la Tierra con el fin de localizar y analizar con rapidez las contrapartidas de los objetos que producen ondas gravitatorias.

Tras siglos estudiando el universo en ondas electromagnéticas –lo que llamamos luz–, la detección en 2015 de ondas gravitatorias abrió una nueva ventana al cosmos. Y, en 2017, una fusión de estrellas de neutrones permitía el primer estudio simultáneo en luz y ondas gravitatorias, lo que inauguró una nueva era en la observación con la astronomía multimensajero. La red internacional GRANDMA, que cuenta con 25 telescopios alrededor del mundo y en la que participan investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), busca seguir ese legado: trabaja con las alertas de los detectores de ondas gravitatorias para localizar y estudiar los objetos que las emiten. 

Investigadores del IAA participan en GRANDMA, una red internacional para estudiar fuentes de ondas gravitatorias | Instituto de Astrofísica de Andalucía - CSIC
Foto de grupo de la tercera reunión de la colaboración GRANDMA que tuvo lugar en Febrero de 2020 en Tiflis, Georgia.

“Nuestro grupo, HETH, es uno de los nodos principales de GRANDMA (acrónimo en inglés de Red Global Rápida Avanzada Dedicada a los Adictos al Multimensajero). Se nos invitó a contribuir con nuestra amplia experiencia en el seguimiento de objetos transitorios que ahora aplicamos a la detección de emisores de ondas gravitacionales” –señala Christina Thöne, investigadora del IAA-CSIC que lidera el grupo HETH/IAA–.  “Estamos muy orgullosos de ser parte de esta iniciativa verdaderamente global”.

Las ondas gravitacionales permiten estudiar fenómenos astrofísicos que involucran objetos muy masivos, y su detección requiere la construcción de múltiples detectores (interferómetros) que utilizan una combinación de espejos y láseres para medir distancias con mucha precisión. Estos interferómetros, con brazos que se extienden a lo largo de kilómetros, detectan la ligera expansión y contracción del espacio-tiempo que producen a su paso las ondas gravitatorias. En la actualidad existen dos observatorios de este tipo, LIGO, con dos interferómetros en los Estados Unidos, y Virgo, con uno en Italia, que han contribuido a detectar la fusión de agujeros negros y estrellas de neutrones desde 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s