La ciencia que estudia la erupción de un volcán: así trabajan los geólogos en España.

ARTÍCULO ORIGINAL: Newtral, por Elena Turrión

Después de más de una semana en la que se detectaron miles de seísmos en La Palma, el domingo 19 de septiembre comenzó una erupción volcánica al norte de la Cumbre Vieja de esta isla canaria. El fenómeno se produjo en una zona no densamente poblada, pero las autoridades han evacuado a unos cinco mil vecinos por precaución ante el avance de la lava.

Puede ser una imagen de fuego y al aire libre

Las acciones de prevención y seguridad llevadas a cabo hasta el momento, que han evitado daños personales según el Gobierno de Canarias, han sido posibles gracias al trabajo que lleva realizando la comunidad científica desde hace años.

En España, organismos como el Instituto Geográfico Nacional (IGN), el Instituto Geológico y Minero (IGME), el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) y el CSIC vigilan la actividad geológica del país para mejorar los pronósticos de cómo, dónde y cuándo pueden tener lugar las erupciones volcánicas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha puesto en valor en rueda de prensa el papel de la ciencia, porque ha sido “fundamental” para la anticipación y la respuesta ante la situación de emergencia.

Técnicas de vigilancia volcánica. Instituto Geográfico Nacional (IGN).

DESCARGAR PDF

Los seísmos, una señal que anticipa una posible erupción volcánica

Al no ser un país con una gran actividad volcánica, la labor de los científicos de estas instituciones suele ser desconocida y a veces “ignorada”, pero es clave para actuar rápido y de manera coordinada en emergencias como la que vive La Palma, según destaca a Newtral.es el geólogo Nahum Méndez Chazarra, autor del libro “Un Geólogo en Apuros”.

En España la vigilancia de volcanes es constante y se hace midiendo instrumentalmente la actividad sísmica del país, la deformación del suelo, la emisión de gases y temperaturas poco habituales. 

M.ª de los Ángeles Llinares, Ramón Ortiz, José Manuel Marrero. Riesgo volcánico. Dirección General de Protección Civil y Emergencias, 2004.

DESCARGAR PDF

Entre los acontecimientos que anticipan una posible catástrofe natural están los seísmos. La Red Sísmica Nacional es la responsable de la detección e información de los movimientos sísmicos que afectan al territorio nacional. Actualmente, se registran unos 6.000 terremotos al año en España y zonas próximas, pero solamente 300 son sentidos por la población. 

El pasado 11 de septiembre comenzó una serie de seísmos que puso sobre aviso a los científicos de una posible erupción volcánica. “El magma se encuentra a una profundidad por debajo de los 10 kilómetros. Cuando hay una acumulación de magma que empuja hacia la superficie, la roca de la zona se rompe, se producen seísmos y se deforma el terreno”, explica a Newtral.es el vulcanólogo del IGN Stavros Meletlidis. 

El presidente del Colegio de Geólogos (ICOG), Manuel Regueiro, precisa en una nota de prensa remitida a Newtral.es que es imposible saber con antelación cuando se van a producir este tipo de erupciones, “pero si podemos detectar la actividad de la lava cuando produce pequeños terremotos y deducir que en un momento determinado puede producirse una erupción”. No obstante, el ICOG recuerda que en otras ocasiones se han producido enjambres sísmicos en la isla de La Palma sin que finalmente hubiera una erupción. “Lógicamente, si podemos advertir a la población local de que es posible que se produzca una erupción, podemos salvar muchas vidas”, continúa el presidente del Colegio de Geólogos, quien califica la gestión de esta crisis como “éxito de la ciencia española”.

Los equipos científicos que evalúan la zona a tiempo real

Además de revisar los datos de los sismómetros que miden las vibraciones del suelo, las muestras de agua y gas  y las imágenes por satélite, en los días previos a la erupción de La Palma se desplegó un equipo de investigadores en la zona con más instrumental para recopilar mayor información sobre esas primeras “señales anómalas”. Por ejemplo, los científicos de Involcan instalaron el 18 de septiembre un array sísmico -un conjunto de estaciones para detectar ondas sísmicas- en la zona de El Charco del volcán.

Estos datos permitieron conocer más sobre el riesgo de la erupción y las medidas a tomar en el caso de que se produjese. “Aunque no sabíamos el punto exacto en el que saldría el material volcánico, sí se barajó una zona amplia teniendo en cuenta la concentración de los seísmos y el abombamiento del terreno”, señala a Newtral.es Meletlidis. Según las autoridades canarias, a 20 de septiembre ya se ha alcanzado una deformación acumulada del suelo de 19 centímetros. 

¿Sabían los científicos que la erupción se daría en ese punto?

A partir de los datos obtenidos, el Cabildo de La Palma ha informado del posible recorrido que pueden adoptar las coladas de lava del volcán, pero son estimaciones y aún se desconoce cuánto durará la erupción o hasta dónde llegará el material volcánico, según aclara Meletlidis. “Dependiendo de la dinámica eruptiva, se irá monitoreando la velocidad de avance de las coladas de lava y su extensión. Se va a proceder a la monitorización diaria de la emisión de dióxido de azufre (SO2) procedente de los focos eruptivos mediante sensores ópticos remotos, montados en helicópteros. Esta metodología, unida a otras técnicas, nos permitirá estimar diariamente el volumen de magma emitido y la duración de la erupción”, informan desde el Gobierno de Canarias. El Ministerio para la Transición Ecológica también ha desplegado un avión en La Palma para el seguimiento de la actividad volcánica y el IGME ha enviado drones para obtener la vista aérea. 

Las recomendaciones de las autoridades y los científicos para La Palma

Como la salida del magma del volcán a la superficie se produce en tres formas -líquido (lavas), gases y proyección de fragmentos sólidos (piroclastos, de piros fuego y clasto fragmento)-, el Comité Científico enviado a La Palma ha recomendado un radio de exclusión de 2 km en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición de gases. 

Las autoridades piden a los ciudadanos que no se acerquen a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y las altas temperaturas.  “Mientras continúan las investigaciones, lo más importante es garantizar la seguridad de los vecinos de la zona”, informa a Newtral.es el vulcanólogo Stavros Meletlidis, quien pide “mantener la calma” e informarse siempre a través de fuentes oficiales sobre lo que está ocurriendo.

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s