Santiago Ramón y Cajal. Hasta donde quieras llegar.

Elisa Garrido Moreno; Miguel Ángel Puig-Samper. Santiago Ramón y Cajal : Hasta donde quieras llegar. Madrid : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2021.

DESCARGAR EN PDF

Santiago Ramón y Cajal fue uno de los grandes personajes de nuestra historia.  Médico y científico español, especializado en histología y anatomía patológica, compartió el Premio Nobel de Medicina en 1906 con Camillo Golgi «en reconocimiento de su trabajo sobre la estructura del sistema nervioso». ​En la memoria colectiva aparece como ese científico barbudo que ganó el prestigioso premio Nobel, pero… ¡Cajal es mucho más!

En estas páginas descubrirás a Santiago el niño, el estudiante, el deportista, el artista, el médico, el escritor. Un personaje de curiosidad sin límites. Cajal también fue un estudiante inquieto que empezaba a descubrir el mundo antes de saber hasta dónde podía llegar. En su vida no se puso barreras, ni como científico ni como persona. Humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios. ¿Quieres descubrirlo?

Foldit : el juego online para plegar proteínas.

FUENTE: Hipertextual

En 2011, un grupo de jugadores, llevados por la competencia sana en un juego online, lograron descifrar un problema que había traído de cabeza a los virólogos durante una década. En solo tres semanas, descifraron la estructura tridimensional de una proteína del VIH, considerada una posible buena candidata para el desarrollo de fármacos antirretrovirales. El juego en cuestión se llamaba Foldit y sus jugadores llegaron incluso a formar parte de la lista de autores del estudio científico que se publicó más tarde.

Esta historia fue uno de los ejemplos de ciencia ciudadana y juegos que puso la física Sara Gil en una charla reciente en el evento de divulgación científica Desgranando Ciencia. Sin duda, es un gran ejemplo de todas las cosas buenas que pueden salir si mezclamos ambas cuestiones.

Pero la cosa no terminó con el VIH. De hecho, desde entonces se han introducido en el juego proyectos vinculados con el hallazgo de la estructura de otras proteínas relacionadas con enfermedades tan sonadas como la propia COVID-19.

El juego intentaba desafiar a los usuarios para que ayuden a desarrollar una estructura de proteina que impida que el virus se adhiera a las células humanas. En este sentido, el desafío que proponía el puzzle, y uno de los mayores escollos para la creación de un remedio contra él, consiste en diseño de una nueva proteína que se una a sus cadenas laterales, bloqueando las interacciones con el receptor humano.

No es solo un juego que pone a prueba la habilidad del usuario, también una forma de ayudar a la ciencia sin necesidad de conocimientos específicos. Este puzzle, está disponible en Foldit, una web creado por el Centro de Ciencias del Juego de la Universidad de Washington  que fue diseñada para alojar este tipo de contribuciones de investigación colectiva de proteínas, tiene más de 200,000 jugadores registrados.

El juego online Foldit es uno de los más veteranos relacionados con ciencia ciudadana. La ciencia ciudadana consiste en dar herramientas a la población no especializada o amateur para que ayude a los científicos en búsquedas que, de otro modo, les llevarían mucho tiempo. Se usa mucho, por ejemplo, en astronomía, para observar determinados fenómenos.

Como se explica en su página web, trata de dar respuesta a un reto científico, esto es, una ‘zona gris’ en la que la capacidad de procesamiento del hombre supera a la máquina: el desconocimiento de ciertas funciones de las proteínas.

EL VIDEOJUEGO FOLDIT PERSIGUE EL OBJETIVO DE QUE EL JUGADOR DESCUBRA NUEVAS FUNCIONES DE LAS PROTEÍNAS

Foldit es un puzle en 3D en el que el jugador manipula la estructura de una proteína -con una forma similar a la de una lombriz- en 360 grados. La va moviendo y doblando con el objetivo de lograr la forma más perfecta utilizando las herramientas que proporciona el juego.

Según qué forma se le de a la proteína, esta asumirá una función u otra. «Foldit estudia cuál es la estructura morfológica de las proteínas, de las que desconocemos muchas de sus funciones. El jugador tiene la libertad de, según un patrón de normas, ir definiendo nuevas estructuras. El 60 por ciento de las veces, estas formas no funcionan en términos científicos. Pero en el 40 por ciento restante, sí que son válidas». informa el comisario de la exposición ‘Homo Ludens’, Luca Carrubba, codirector de la asociación de creadores de videojuegos ArsGames.

Las soluciones de mayor puntuación son analizadas por investigadores que determinan si existe o no una configuración estructural que pueda tener aplicaciones relevantes en proteínas reales. Los científicos comprueban si estas soluciones se pueden aplicar para combatir y erradicar enfermedades como el cáncer, el sida o el alzheimer y crear innovaciones biológicas aplicables en nuevas curas. La revista ‘Nature’ publicó en 2010 un artículo en el que atribuía a los 57.000 jugadores de Foldit el haber proporcionado resultados que igualaban o superaban las soluciones calculadas algorítmicamente. «La intuición es clave en este tipo de partidas. No siempre que jugamos seguimos unos patrones lógicos. A veces fallamos a nuestra propia lógica, pero precisamente ahí puede haber una solución válida desde el punto de vista científico», dice Carrubba. Este amante de los videojuegos explica que se trata de proyectos que están dirigidos a todo tipo de público: «Para jugar no es necesario tener conocimientos en Biología, Química o en Ingeniería. Aunque la primera comunidad a la que apelaron este tipo de juegos fue a la científica».

La Universidad Rockefeller ofrece acceso a una rica gama de materiales de educación científica.

Tras años de impartir talleres en el campus para las comunidades educativas de la ciudad de Nueva York, el equipo de divulgación científica de RockEDU ha acumulado una rica gama de materiales de educación científica. Con el lanzamiento de un nuevo sitio web, RockEDU Online, estos recursos están ahora disponibles para estudiantes, educadores y científicos de todo el mundo.

El sitio se creó teniendo en cuenta los retos y las limitaciones de participar en actividades de educación científica fuera de los entornos de laboratorio tradicionales.

RockEDU Online ofrece recursos creativos y bien diseñados que los educadores pueden incorporar para mejorar su práctica de la enseñanza de las ciencias -incluyendo experimentos de laboratorio, demostraciones y temas de debate-, así como una Guía de divulgación en la que los científicos pueden conocer herramientas y estrategias eficaces para participar en la divulgación científica.

Certamen europeo EUCYS2021

Una conferencia plenaria en línea del Premio Nobel en Física en 1997, William D. Phillips,  y una mesa redonda con participación de científicos de reconocido prestigio internacional, entre los que figuran Adolfo García-Sastre, en primera línea en la investigación actual sobre la COVID, o Laura Lechuga, Premio Nacional de Investigación 2020, formarán parte del programa diseñado por la Universidad de Salamanca para el certamen europeo EUCYS2021, según informó el vicerrector de Investigación y Transferencia, José Miguel Mateos Roco, en la rueda de prensa celebrada ayer en el Colegio Arzobispo Fonseca y en la que estuvo acompañado por Carlos Hernández, coordinador del certamen en la USAL, y Mª Jesús Santos, miembro del comité organizador

El concurso de la Unión Europea para Jóvenes Científicos, más conocido como «EUCYS», premia y celebra el mejor talento científico joven de Europa, se trata de una iniciativa de la Comisión Europea en el marco del programa Ciencia y Sociedad creado para promover los ideales de cooperación e intercambio de información entre científicos jóvenes. Considerado como el escaparate anual de los mejores logros en ciencia de los jóvenes europeos, se celebrará del 16 al 19 de septiembre en la Universidad de Salamanca, por primera vez en formato híbrido debido a las condiciones extraordinarias de la pandemia. El evento internacional, en el que 158 jóvenes científicos de 34 países presentarán sus proyectos I+D+i, será inaugurado oficialmente por el rector, Ricardo Rivero, el viernes, 17 de septiembre, a las 9:30 h. durante la ceremonia que se celebrará en el Paraninfo de las Escuelas Mayores. 

Retransmisión en directo en eucys2021.com interactivamente a través de la Plataforma Virtual.

A la sesión inaugural asistirán, además, José Manuel Pingarrón, secretario General de Universidades del Ministerio de Universidades; Karen Slavin, responsable en la Comisión Europea del certamen EUCYS; Jean Eric Paquet, director general de Investigación e Innovación de la Comisión Europea; el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; Carlos García Carbayo, alcalde de Salamanca; e Ignacio S. Galán, presidente de Iberdrola.

William D. Phillips, Premio Nobel en Física

Entre las actividades destacadas para la jornada del 16 de septiembre figura la participación en el certamen de William D. Phillips, Premio Nobel en Física en 1997, que impartirá la conferencia plenaria en línea titulada “Una nueva medida: la reforma cuántica del Sistema Internacional de Unidades” a partir de las 18 h.

A lo largo de la charla, el científico revisará los inicios de la medición métrica, la evolución de las definiciones del kilogramo, amperio, kelvin y el mol, entre otros, explicando el proceso y el porqué de la cuestión. La charla se retransmitirá en directo a través de la web de Eucys.

Mesa redonda con científicos de primer nivel

En el encuentro con los medios los organizadores destacaron especialmente la celebración durante la jornada de tarde del 18 de septiembre, a las 18 h., en el Palacio de Congresos de Castilla y León de la mesa redonda titulada “Los retos a los que se enfrentarán los jóvenes científicos en nuestro mundo”. En ella, cinco científicos de primer nivel internacional como Adolfo García-Sastre, Laura Lechuga, Samuel Sánchez Ordóñez, Susana Marcos y Ángeles G. Borrego debatirán en torno al futuro de la ciencia y los jóvenes investigadores en el marco de cuestiones tan variadas como el cambio climático, la inteligencia artificial, las pseudociencias y las pandemias.  

La sesión está abierta al público en general, no obstante, al disponer de aforo limitado para poder asistir es requisito imprescindible inscribirse previamente a través de la web del certamen. Asimismo, la actividad podrá seguirse en directo a través de la web del certamen.

Exposición EUCYS 20020 y Show de divulgación

Asimismo, el evento dará comienzo con dos interesantes actividades previas consistentes en la ‘Exposición EUCYS 2020-2021”, que podrá contemplarse del 15 al 26 de septiembre en el Colegio Arzobispo Fonseca, y el ‘Show de divulgación Pre-Eucys’ que se celebrará en el claustro del Colegio Arzobispo Fonseca el jueves 16 de septiembre, a las 19:30 h., y en el que conocidos divulgadores científicos como Eduardo Saéz de Cabezón, Alfredo Corell, Ricardo Moure Ortega, Natalia Ruiz Zelmanovitch, Ignacio Crespo (S de Stendhal), Javier Santaolalla and Conchi Lillo, ofrecerán sus charlas de divulgación.

Javier Santaolalla, Ricardo Moure y Eduardo Sáez de Cabezón en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca

Presentación de proyectos y entrega de Premios

Durante tres días, los concursantes presentan sus proyectos mientras que un jurado de expertos internacional los evalúa individualmente. Las disciplinas en las que se pueden enmarcar los trabajos son Biología, Informática, Ciencias de la Tierra, Física, Ingeniería, Medio Ambiente, Ciencia de Materiales, Matemáticas, Ciencias de la Salud, Química y Ciencias Sociales.

Así, el concurso de la Unión Europea ofrecerá a los estudiantes la oportunidad de competir con los mejores de sus contemporáneos a nivel europeo, conocer a otras personas con habilidades e intereses similares y obtener orientación de algunos de los científicos más destacados de Europa.

La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar el domingo a las 12 h. en el Palacio de Congresos de Castilla y León, además de ser retransmitida en directo a través de la web del certamen. Las distinciones se concederán de acuerdo a las siguientes categorías:

  • Premios Principales de la Comisión Europea y Premios Especiales y Honoríficos : Los concursantes compiten en base a su trabajo y entrevistas con el jurado por 9 premios principales otorgados por la Comisión Europea. Además de estos galardones, se otorgan una serie de premios honoríficos y premios especiales donados a los concursantes a juicio del jurado.
  • Premios principales : Tres primeros premios de 7.000 €; Tres segundos premios de 5.000 €; Tres 3er Premios de 3.500 €.
  • Premios honoríficos: Estos incluyen viajes con todos los gastos pagados al Foro Internacional de Ciencia Juvenil de Londres (LIYSF) y al Seminario Internacional de Ciencia Juvenil de Estocolmo (SIYSS). El premio a Estocolmo también incluye entradas para la Ceremonia del Premio Nobel.
  • Premios especiales donados
  • Premios EIROFORUM: Visitas a los laboratorios de investigación más grandes e importantes de Europa.
  • Premio del Centro Común de Investigación (CCI): los participantes en 3 proyectos exitosos pasarán dos días en el sitio del CCI en Ispra en Italia.
  • Premio EuCheMs: 1.000 € a la mejor participación en química en el Concurso de Jóvenes Científicos de la UE.
  • Premio BBI JU: una estancia en Bruselas, que incluye viajes y alojamiento y visitas a plantas de base biológica en Bélgica y el norte de Francia para el proyecto que mejor utiliza la biotecnología para la producción y la conversión de recursos biológicos renovables en productos de valor añadido no alimentarios.
  • Otros premios incluyen: premio FoodDrinkEurope y premios de la industria alimentaria.

El matemático impaciente: Charles-Marie de La Condamine y la modernización científica

HERNÁNDEZ ASENSIO, Raúl. El matemático impaciente : La Condamine, las pirámides de Quito y la ciencia ilustrada (1740-1751). Nouvelle édition [en ligne]. Lima : Institut français d’études andines, 2008 (généré le 06 septembre 2021). DOI : https://doi.org/10.4000/books.ifea.6132. ACCEDER AL LIBRO.

FUENTE: Folio Complutense

Este libro, en acceso abierto, trata sobre el matemático francés Charles-Marie de La Condamine y su empeño por levantar en la llanura de Yaruquí, cerca de Quito, un monumento conmemorativo de la expedición enviada por la Academia de Ciencias de París al virreinato del Perú, para medir el valor de un grado de meridiano terrestre y de esta manera poner fin al problema de la forma de la Tierra, que había obsesionado a los científicos europeos durante casi cien años.

Sus rivales son los tenientes de navío Jorge Juan y Antonio de Ulloa, encargados por la corona española de acompañar a los sabios franceses durante su estancia en América, quienes consideraban que las pirámides que La Condamine quería levantar eran injuriosas para la monarquía española, por lo que debían ser destruidas, para evitar que la memoria de su existencia llegase a Europa y perpetuase durante siglos una interpretación errónea de la historia.

En el libro encontramos cinco temas que se cruzan transversalmente a lo largo de sus páginas

  • En primer lugar , el autor analiza la no linealidad de los procesos de modernización científica. La bibliografía reciente demuestra que la transición hacia la ciencia moderna, tal como la conocemos hoy en día, es el resultado de la interacción de múltiples vectores, culturales, sociales, intelectuales, técnicos, etc., que no necesariamente se desarrollan de manera sincrónica.
  • El segundo tema es la aparición entre 1730 y 1750 de un conjunto de discursos que redefine las relaciones entre centro y periferia. Las expediciones geodésicas son parte de un proceso mucho más amplio de redescubrimiento europeo del mundo que atraviesa todo el siglo XVIII. No solo se reactivan los viajes de exploración hacia zonas desconocidas del planeta, sino que también se pone en marcha una intensa campaña para mejorar el conocimiento de las regiones más cercanas a Europa o de las que habían sido colonizadas dos siglos antes, como es el caso de la región andina. La ciencia como paradigma de modernización y avance del progreso humano, establece una ruptura entre centro y periferia.  Nada lo evidenciará mejor que los argumentos esgrimidos por La Condamine contra Juan y Ulloa durante su estancia en Quito.
  • Relacionado con lo anterior, el tercer tema que atraviesa el libro es la definición del científico como personaje social. El periodo ilustrado supone una trasformación radical en las relaciones entre ciencia y sociedad. Aparecen nuevos modelos de científico, al tiempo que se plantea un gran número de debates sobre su papel en la sociedad.
  • El cuarto tema es la influencia del contexto político, social y cultural en la generación de estilos nacionales de práctica científica en España y Francia.
  • Se refiere el quinto tema del libro, al papel de la ciencia en la aparición durante el siglo XVIII de nuevas narrativas sobre la identidad colectiva y la nación, tanto en Europa como en América. El tránsito hacia la modernidad convierte la ciencia en una actividad altamente acreditada, que progresivamente comienza a introducirse en los discursos sobre el poder, el buen gobernante y la nación.

Charles-Marie de La Condamine, hombre de ciencia, explorador, naturalista, geógrafo y matemático. Militar de profesión, pronto centró sus intereses en las exploraciones geográficas. Participó en la expedición científica franco-española  de 1735 a Perú, organizada por la Academia de las Ciencias Francesa en París, que tuvo como finalidad  determinar la longitud del arco del meridiano terrestre. La expedición se instaló en Quito e inició sus trabajos en colaboración con ilustrados locales. Pese al éxito de la misión por los resultados científicos, La  Condamine se separó de sus colegas de viaje Louis Godin y Pierre Bouguer y realizó por su cuenta una expedición por el río Amazonas. Volvió a París en 1744, describiendo el resultado de sus hallazgos, entre los cuales está la primera descripción del curare, el caucho y la quinina. Propuso la apertura del Canal de Panamá.