Manuel Pérez y Pablo Plaza, del AIR Institute, primeros clasificados nacionales y cuartos mundiales en el International CyberEx del INCIBE.

A través del blog de Juan Manuel Corchado nos llega y replicamos esta fantástica noticia: Manuel Pérez y Pablo Plaza, del AIR Institute, primeros clasificados nacionales y cuartos mundiales en el International CyberEx del INCIBE, una iniciativa organizada por Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Centro Nacional para la Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC).

Manu y Pablo representaron al AIR Insitute en la competición que reunió durante 8 horas a 80 equipos, con un total de 320 participantes procedentes de 33 países diferentes. España estuvo representada por 8 equipos y compitió con otros 10 países europeos, 18 latinoamericanos, 1 africano, 3 países asiáticos y Estados Unidos.

El ejercicio consistió en una competición por equipos del tipo CTF (Capture The Flag) en la que se resuelven retos de distintas categorías como ingeniería inversa, forense, criptografía y pentesting. Este tipo de actividades tienen como objetivo el fortalecimiento de las capacidades de respuesta ante incidentes cibernéticos.

En el siguiente artículo podéis ver más detalles sobre la competición.

En el marco de Ciberwall Academy podéis aprender sobre estas y otras pericias de la ciberseguridad y las criptomonedas. El curso gratuito, organizado por la USAL, el AIR Institute y la Policía Nacional, tiene como objetivo profundizar en materia de seguridad en internet y en la formación de la sociedad mundial en este ámbito.

Cómo estudiar el clima de la Tierra desde la Estación Espacial Internacional.

Todos hemos observado alguna vez el cielo con la curiosidad de querer saber qué hay en el resto del universo. A 250 millas sobre nuestro planeta, la Estación Espacial Internacional mira hacia el pasado.

En el exterior de varios de los módulos de la estación están varios instrumentos de observación de la Tierra, incluyendo una extremidad llena de cámaras, cajas y herramientas que cuelgan del borde del Módulo Experimental Japonés (JEM) de la estación. Los CubeSats de observación de la Tierra se despliegan regularmente desde la esclusa de aire de la estación y los astronautas hacen fotos del planeta desde las ventanas del laboratorio en órbita. La estación incluso realiza experimentos de ciencias de la Tierra. Todo este trabajo proporciona información sobre el clima y cómo prepararnos para los cambios venideros.

diagrama animado del modulo experimental

“Si no tiene una buena comprensión de cómo pueden cambiar las cosas, está en una posición muy pobre para poder manejarlo cuando lo hagan”, dice William Stefanov, gerente de la Oficina de Ciencias de la Exploración en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston. Las condiciones del tiempo reflejan las condiciones de la atmósfera durante un corto período de tiempo, y el clima es la forma en que la atmósfera se “comporta” durante décadas, cientos de años o incluso períodos de tiempo geológico, dice Stefanov.

Eso significa que los factores que influyen en nuestro clima deben ser rastreados durante largos períodos. Sus más de 20 años en órbita hacen de la estación espacial un lugar muy adecuado para recopilar estos datos a largo plazo. La información combinada crea un conjunto de datos único que nos ayuda a informar las decisiones climáticas y potencialmente desarrollar soluciones a los problemas ambientales.

Ojos en la tierra

La estación espacial ofrece una perspectiva planetaria única con una trayectoria orbital que pasa por más del 90 por ciento de la población de la Tierra. Sus aproximadamente 52 grados de inclinación orbital permiten que los astronautas y las cargas útiles de observación de la Tierra vean salir y ponerse el sol 16 veces al día en todo el mundo. “Esa órbita permite que la estación espacial pase sobre diferentes puntos de la Tierra en diferentes momentos del día o de la noche y recopile datos. Es un conjunto de datos fundamentalmente diferente al que la mayoría de los otros instrumentos de detección remota recopilan en satélites en vuelo libre,” dice Stefanov.

Montadas en el exterior del laboratorio en órbita, las cargas útiles internacionales como ECOSTRESS, GEDI, OCO-3, DESIS, TSIS (también conocido como TSIS-1) e HISUI recopilan individualmente datos relacionados con el clima. En combinación, proporcionan un conjunto único de medidas que podrían impulsar la vanguardia de la investigación ambiental. “El equipo de OCO-3 quiere comprender las plantas y su papel en el ciclo del carbono”, dice Annmarie Eldering, científica del proyecto OCO-3. “Resulta que nuestro vecino de la estación espacial, ECOSTRESS, está analizando cómo responden las plantas al estrés. Y luego está GEDI, que analiza la cantidad de material vegetal que hay en el suelo. Los científicos que están pensando en las plantas y su papel en el ciclo del carbono están muy emocionados. Hemos escuchado muchas discusiones sobre cómo podemos usar todos los datos juntos para comprender mejor las plantas “.

imagen animada del modelo atmosférico

OCO-2, predecesor de OCO-3, los datos integrados en un modelo atmosférico
muestran los niveles de dióxido de carbono atmosférico sobre la Tierra.
Crédito: NASA

El sensor OCO-3 utiliza reflejos de la luz solar a través de la atmósfera para medir variaciones en el dióxido de carbono atmosférico, observando cambios de menos de una parte por millón. “La mayoría de los gases como el ozono, el monóxido de carbono o el vapor de agua duplican o triplican su concentración atmosférica cuando están contaminados, por lo que es bastante fácil de detectar. Pero para el dióxido de carbono, es excepcionalmente difícil ver los cambios”, dice Eldering. Medir esos pequeños cambios podría ser clave para responder preguntas de muchos años sobre el dióxido de carbono atmosférico. “Afortunadamente para nosotros, las plantas y el océano absorben aproximadamente la mitad de las emisiones de dióxido de carbono generadas por el hombre cada año. Pero todavía existen misterios en torno a cómo lo hacen, por qué la cantidad es diferente cada año y cómo se producirá la absorción en el futuro”, puntualiza. “Nuestros datos están destinados a ayudar a responder ese tipo de preguntas”.

El almacenamiento y la eliminación de carbono también se ha investigado tanto dentro como fuera de la estación. El fotobiorreactor examinó si las microalgas podrían ayudar a cerrar el ciclo de carbono en los sistemas de soporte vital, y el Experimento de Kuwait: E. coli C5 estudió el efecto de la microgravedad en las bacterias E. coli que fueron modificadas para consumir dióxido de carbono como fuente de alimento. Las imágenes tomadas por la antigua carga útil HICO de la estación espacial incluso ayudaron a desarrollar un algoritmo para detectar floraciones de algas nocivas. Las algas juegan un papel importante en el ciclo global del carbono y las floraciones son responsables de gran parte de la absorción de carbono del océano.

CLARREO Pathfinder, cuyo lanzamiento está previsto para los próximos años, planea estudiar el clima de la Tierra tomando medidas de la luz solar reflejada por la Tierra y la Luna con una incertidumbre de cinco a diez veces menor que las medidas de los sensores existentes.

imagen de la Tierra tomada desde la estación espacial

El elemento humano

Pero, no se trata solo de sensores que monitorean nuestro planeta desde las alturas, la gente también lo hace. Las ventanas de la estación espacial brindan una oportunidad para la fotografía de astronautas y la recopilación manual de datos climáticos. Los astronautas han tomado más de 4 millones de imágenes de la Tierra desde el espacio (más de 3,5 millones desde la estación espacial), lo que contribuye a uno de los registros más antiguos de cómo ha cambiado la Tierra a lo largo del tiempo. Las Observaciones de la Tierra por la triplicación actualmente respalda una serie de estudios de iluminación nocturna urbana, monitoreo de glaciares y volcanes, y estudios de procesos atmosféricos afectados por poderosas erupciones volcánicas. Las imágenes también se utilizan en investigaciones ecológicas, incluyendo un proyecto colaborativo llamado AMASS, que rastreó las rutas de migración de las aves y los efectos de los cambios que ocurren a lo largo de esas rutas.

Estas imágenes también apoyan los esfuerzos de socorro en casos de desastre para eventos como huracanes e incendios forestales. Después de recibir la notificación de que ocurrió un desastre natural, los científicos en tierra determinan si la tripulación podrá ver esa área mientras orbita por encima. Si es así, la tripulación captura y envía imágenes a la Tierra. Luego, las imágenes se georreferencian para que las utilicen los equipos de peligro en el suelo. Las imágenes de astronautas han sido útiles para eventos de incendios forestales, por ejemplo, mostrando a los socorristas hacia dónde se dirige la columna de humo.

imagen del astronauta tomando fotos

Los miembros de la tripulación de la Expedición 60 se turnan para capturar imágenes desde la cúpula dentro de la Estación Espacial Internacional del huracán Dorian.
Crédito: NASA

Más allá de la estación

La Estación extiende su impacto en la ciencia climática al desplegar CubeSats en órbita terrestre baja. Estos dispositivos del tamaño de una caja de zapatos, que contienen demostraciones de tecnología o prueban nuevos tipos de ciencia climática, se lanzan a la estación junto con miles de libras de otras investigaciones de investigación y suministros de carga. Los astronautas los descargan y los preparan en la estación y luego los despliegan fuera de la esclusa de aire de la estación.

Se han lanzado más de 250 CubeSats desde la estación, incluyendo muchas cargas útiles centradas en el clima. Por ejemplo:

• El NanoRacks-MinXSS CubeSat diseñado por estudiantes tenía como objetivo una mejor comprensión de la energía de los rayos X solares y cómo afecta a las capas de la atmósfera superior de la Tierra.

• El satélite DIWATA-1 proporciona información de teledetección a Filipinas mediante la observación de desastres meteorológicos como tifones y lluvias intensas localizadas.

• El HARP CubeSat nos ayuda a comprender mejor cómo las nubes y los aerosoles impactan el tiempo, el clima y la calidad del aire.

A medida que cambia el clima de la Tierra, la Estación Espacial Internacional estará observando desde las alturas, lo que ayudará a proporcionar información única necesaria para mantener nuestro planeta seguro.


Fuente: NASA

IX Certamen de fotografía científica.

Certamen de fotografía científica para estudiantes e investigadores en formación. Podrán participar en este certamen todos los estudiantes de la Universidad de Salamanca matriculados en el curso 2020-2021, así como investigadores en formación de la misma.

PLAZO DE ENTREGA: 23 DE MAYO DE 2021

BASES DEL CERTAMEN:

El Vicerrectorado de Investigación y Transferencia convoca, a través de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación y en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el IX Certamen de Fotografía Científica Universidad de Salamanca.

PARTICIPANTES

Podrán participar en este certamen todos los estudiantes de la Universidad de Salamanca matriculados en el curso 2020-2021, así como investigadores en formación de la misma.

La participación en este certamen supone la plena aceptación de las presentes bases y la conformidad con las decisiones del jurado y de la organización.

PRESENTACIÓN

Cada participante podrá presentar en esta convocatoria una única fotografía, que deberá ser original, inédita y no podrá haber sido premiada en otros concursos fotográficos o publicada.

Deberá estar libre de derechos que puedan detentar terceros. Los participantes se responsabilizan de la autoría y la originalidad de las fotografías, declarando ser autores de los mismos y poder hacer uso de ellos.

La fotografía se presentará en formato digital e irá acompañada de un texto que permita interpretar su interés científico o tecnológico. Dado que se valorará especialmente el carácter divulgativo de los trabajos, se deberá usar un lenguaje asequible al público en general.

Los trabajos se enviarán a través del siguiente formulario web. En dicho formulario se detallarán las características técnicas a tener en cuenta tanto de la imagen como del texto. Una vez recibida y procesada la información, recibirá un correo de confirmación de la recepción del trabajo. FORMULARIO DE PARTICIPACIÓN

PLAZO DE PRESENTACIÓN

El plazo de presentación de las fotografías, vía telemática, finalizará a las 23:00h del 23 de mayo de 2021.

EXPOSICIÓN

De todos los trabajos enviados se seleccionarán hasta un máximo de 20 imágenes, atendiendo a los criterios de evaluación expuestos en estas bases. La Universidad se encargará de la impresión de las fotografías seleccionadas, y de la organización de la exposición que se realizará en fechas por determinar dentro del año 2021 en Salamanca. Así mismo se reserva el derecho de utilizar y publicar las imágenes en cualquier medio o soporte en posteriores eventos divulgativos realizados en la Universidad de Salamanca, siempre con el propósito de promover la ciencia y divulgar el trabajo de los estudiantes, citando siempre a los autores de las mismas.

Las fotografías impresas seleccionadas serán custodiadas y conservadas en la Universidad de Salamanca.

PREMIOS

A propuesta del Jurado, la organización concederá tres premios de 300€, 200€ y 100€, respectivamente al primer, segundo y tercer trabajo mejor valorado de entre todos los seleccionados.

Así mismo todas las fotografías seleccionadas obtendrán un diploma honorífico de la Universidad de Salamanca con mención del trabajo de su autor.

JURADO

El jurado estará constituido al menos por tres miembros, con trayectoria acreditada (investigadores, gestores culturales, divulgadores de la ciencia o fotógrafos), cuya composición se dará a conocer en la presentación de la exposición. En consonancia con los objetivos del premio y para la concesión de estos reconocimientos, el jurado valorará los trabajos conforme a la calidad técnica y artística, la originalidad, contenido científico, y respecto al texto, su carácter divulgativo.

El jurado seleccionará los premios por mayoría simple de votos de sus miembros. El fallo será inapelable, se realizará antes del 20 de junio de 2021 y se dará a conocer en la página web de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación en la que más adelante se indicará la fecha y el lugar de la exposición.

El jurado podrá declarar desierto el premio. Cualquier circunstancia no prevista en las presentes bases será resuelta por el jurado.

La Palma podría acoger el TMT (el Telescopio de Treinta Metros )

El Senado ha ratificado este martes su apoyo unánime para que la isla canaria de La Palma acoja el Telescopio de Treinta Metros (TMT), y ha pedido para ello al Gobierno que impulse todas las actuaciones necesarias para conseguir esta infraestructura científica y tecnológica. Los grupos del PSOE y el PP en el Senado habían registrado sendas mociones en ese sentido, aunque han llegado a un acuerdo y consensuado una única iniciativa que ha sido respaldada por todos los grupos parlamentarios de la Cámara alta.

El telescopio está propuesto para ser mucho más grande que los telescopios existentes (aunque el espejo del Telescopio Europeo Extremadamente Grande, en proyecto, es 49% más grande), y está diseñado para hacer observaciones desde frecuencias cercanas al ultravioleta hasta mediados del infrarrojo (longitudes de onda de 0.31 a 28 μm). Adicionalmente, su sistema de óptica adaptativa podría ayudar a corregir los errores causados por la atmósfera terrestre, ayudándolo a alcanzar el potencial de un espejo de ese tamaño.

La Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades del Senado ha respaldado una moción para pedir al Gobierno que impulse esas actuaciones, y que insta también a la Federación Canaria de Municipios (Fecam), a la Federación Canaria de Islas (Fecai) y a todas las instituciones públicas y privadas implicadas a manifestar su apoyo a este proyecto.
La iniciativa que se ha aprobado en el Senado insta al Gobierno a impulsar todas las actuaciones necesarias, junto al Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), para tratar de llevar a La Palma ese telescopio gigantesco y a promover, junto al Gobierno de Canarias y al Cabildo Insular de La Palma, un Parque Científico Tecnológico en esta isla como infraestructura complementaria para el desarrollo del TMT.

La isla de La Palma figura como el “plan b” del consorcio del TMT, que eligió como primer emplazamiento el observatorio del Mauna Kea, en Hawai, aunque se ha producido una importante contestación de las comunidades aborígenes de la isla, que consideran sagrada la cumbre de ese volcán, por lo que los promotores buscan alternativas para un proyecto millonario. La administración estadounidense se ha concedido un año de plazo para evaluar el proyecto y la contestación que ha surgido al mismo en Hawai antes de decidir de forma definitiva si mantiene esta opción o “cede” su instalación a la isla canaria.

El telescopio de treinta metros pertenece a una nueva generación de telescopios “extremadamente grandes” que permitirán ver mucho más profundamente el espacio y observar objetos cósmicos con una sensibilidad sin precedentes. Con un diámetro del espejo principal de 30 metros, el TMT será tres veces más ancho y tendrá un área nueve veces mayor que el mayor telescopio de luz visible actualmente existente en el mundo. Su construcción rondaría los 1.200 millones de euros y el gasto anual de sus operaciones y mantenimiento unos 39 millones. El telescopio ha sido diseñado y desarrollado por una asociación internacional sin fines de lucro en la que participan el Instituto de Tecnología de California, la Universidad de California, los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón, los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China, el Departamento de Ciencia y Tecnología de la India y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá.

La senadora socialista Olivia Delgado ha asegurado que sería un “hito histórico” la construcción en La Palma de esa infraestructura científica y tecnológica y ha subrayado que situaría a esta isla a la vanguardia mundial del estudio y el conocimiento del Universo. Delgado ha valorado el impacto económico y social que tendría el TMT, por el número de empleos que se crearían y la incidencia en el PIB de la isla, pero también por el aumento del número de turistas que se interesan por ese tipo de instalaciones y por el incremento de los eventos científicos que se programarían en La Palma. El senador del PP Borja Pérez ha destacado también el nivel de la ciencia en La Palma y que la isla es ya un referente mundial, y que la instalación de ese telescopio gigante la situaría “en la cúspide” de la astronomía mundial.
Oriundo de la isla y alcalde del municipio palmero de Breña Baja, el senador Borja Pérez ha celebrado la unanimidad de todos los grupos para respaldar una infraestructura “buena para La Palma, buena para Canarias y buena para España”, y ha asegurado que su localización allí contribuiría a diversificar la economía de la isla, que pivota ahora en el turismo y la agricultura.

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia en la USAL.

La Universidad de Salamanca se ha adherido un año más a la conmemoración del ‘Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia’ el próximo 11 de febrero “con un amplio programa de actividades“, coordinado a través de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la USAL, dependiente del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, en colaboración con Iberdrola y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, que se celebrará de manera online.

Ir a descargar

Una vez más y tomando como eje principal esta conmemoración, Guillermo Sánchez León nos ha invitado a participar un día más en EUREKA, su programa de radio USAL sobre ciencia. En él hemos comentado varios nombres de mujeres científicas. Son todas las que están, pero no están todas las que son. 
En la segunda parte del programa, Carlos Tejero nos habla de la matemática Emmy Noether Amalie que está a la altura de los grandes matemáticos de todos los tiempos. Espero que lo disfrutéis

En los últimos 15 años, la comunidad internacional, a través de la declaración de la igualdad de género como uno de los objetivos de desarrollo sostenible para la Agenda 2030, ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en la ciencia. Una brecha de género que se ha visto ensanchada debido a la actual situación del Covid-19, según se recoge en un estudio publicado en Nature que apunta a una disminución de los artículos científicos presentados con mujeres como primeras autoras.

Entre los diferentes centros, departamentos y grupos de investigación de la universidad participantes figuran el Instituto de Biología Funcional y Genómica (CSIC- Usal), el Centro de Investigación del Cáncer, el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, la Asociación Innova Salamanca, el grupo de investigación Grial, el Observatorio de Contenidos Audiovisuales y la plataforma ’11defebrero.org’. También destaca la colaboración del Ayuntamiento de Salamanca, la Biblioteca Pública de Salamanca Casa de las Conchas, la Biblioteca Torrente Ballester y el Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada.

Entre las actividades diseñadas para conmemorar la efeméride destacan jornadas, exposiciones, competiciones escolares, proyecciones, charlas, conferencias y presentaciones de proyectos y resultados de investigación que se celebrarán de forma digital de acuerdo a las actuales circunstancias sanitarias.

Las 14 investigadoras del CIC

Desde hace cuatro años, el Centro de Investigación del Cáncer participa y organiza actividades para conmemorar este día. Este año, 14 investigadoras del CIC y socias de Aseica participarán en la iniciativa ‘#Conócelas’.

El proyecto pretende dar visibilidad a las mujeres que investigan, en particular en cáncer, y llevar su trabajo a institutos y colegios de todos los puntos de España posibles. “Algo que nos ha enseñado la pandemia es que cualquier persona puede estar conectada con otra en cualquier parte del mundo, y por eso esta iniciativa va a poder llegar a lugares o poblaciones pequeñas alejadas de núcleos universitarios, académicos e industriales, que por lo general no tiene acceso a este tipo de actividades”, puntualizó la coordinadora de ‘#Conócelas’ en Castilla y León, Sandra Blanco, investigadora principal del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC) y científica titular del CSIC.  

‘#Conócelas’ quiere poner de manifiesto que “las mujeres que investigan son además mujeres divertidas, que no solo trabajan en laboratorios o en despachos todo el día”. Es importante que los estudiantes entiendan que “cualquier persona que se lo proponga puede ser investigadora y que la investigación no tiene por qué ser aburrida”. Además, se quiere recalcar que la ciencia no tiene fronteras. “Aunque todas las investigadoras que participan en esta iniciativa son españolas, muchas de ellas trabajan en el extranjero“.