Manual de redacción de artículos científicos

Vílchez Román, C. M. and A. A. Vara Horna . [e-Book]  Manual de Redacción de Artículos Científicos. Lima, Universidad San Martín de Porres, 2009.

Texto completo

Este es un manual práctico, sencillo, directo y está integrado con material multimedia y una metodología de trabajo colaborativo vía virtual. El manual está organizado en 11 sesiones de aprendizaje, y es una obra complementaria del Manual de Investigación Empresarial Aplicada (Vara, 2008), que con éxito se viene usando en la Facultad para promover las competencias técnicas de investigación en los estudiantes de pre y postgrado.

En cada sesión de este manual, se presentan ejemplos de demostración, así como autoevaluaciones y trabajos prácticos. Cada sesión tiene un video-clase demostrativo que sintetiza los aspectos clave. También se presenta un foro de discusión para opinar, absolver dudas y discutir con los colegas. Las autoevaluaciones se pueden realizar en línea, y los trabajos prácticos deben ser enviados al tutor responsable para su revisión y retroalimentación.

Biblioteca Digital Mundial.

La Biblioteca Digital Mundial pone a disposición en Internet, de manera gratuita y en formato multilingüe, importantes materiales fundamentales de culturas de todo el mundo.

Los objetivos de la Biblioteca Digital Mundial son:

  • Promover el entendimiento internacional e intercultural;
  • Ampliar la cantidad y la variedad de contenidos culturales en Internet;
  • Facilitar recursos a los educadores, estudiosos y el público en general;
  • Permitir a las instituciones asociadas reducir la distancia digital dentro de y entre los países.
  • Buscar en 15 748 artículos sobre 193 países en el período comprendido entre 8000 a. C. y 2000 d. C.

Burlando una ley básica de la física.

Una técnica para eludir el principio de incertidumbre de Heisenberg.

El hito puede mejorar la precisión de relojes atómicos y resonancias magnéticas.

Un grupo de investigadores del Institut de Ciències Fotòniques (ICFO) de Castelldefels contribuyó a desmentir en 2015 la asunción defendida con más ahínco por Einstein: lo hizo por medio del “test de Bell” más avanzado, un experimento que las principales revistas científicas destacaron entre los hitos del año.

Ahora, miembros de ese mismo grupo han puesto en cuestión el principio de incertidumbre de Heisenberg, tal y como informa un artículo publicado en la revista ‘Nature’.

Ese principio es un pilar de la física cuántica, la teoría que describe el mundo de las partículas microscópicas. Hasta ahora, imponía un límite infranqueable a la precisión de instrumentos como los dispositivos de resonancia magnética, empleados en los hospitales, o los relojes atómicos, necesarios para el funcionamiento del GPS.

No obstante, el equipo del ICFO ha conseguido burlar ese límite, al medir una señal magnética con una precisión hasta ahora prohibida.Lo que ha hecho el grupo es encontrar una manera astuta de llevar a cabo esa medida: toda la incertidumbre se confina en una variable poco interesante, mejorando la precisión de las más informativas.

Investigadores de BCN burlan una ley básica de la física

LOS PRIMEROS

“Hace años que los científicos le dan vueltas a como eludir el principio de Heisemberg. Nuestro sistema experimental es el primero en conseguirlo”, explica Giorgio Colangelo, uno de los autores del trabajo.

Según el principio de incertidumbre, los elementos del mundo microscópico son tan difíciles de agarrar como unas anguilas. Si uno quiere determinar la posición exacta de un electrón, no puede determinar a la vez su velocidad. Si se centra en la velocidad, entonces pierde el control de la posición. Si quiere saber la amplitud de una onda electromagnética, no puede saber su fase, y viceversa.

“Nuestro cerebro emite campos magnéticos. Cuando se miden por resonancia magnética, la sensibilidad está limitada por las leyes de la física cuántica. Aunque se usara un instrumento muy preciso, existiría ese límite fundamental”, explica Colangelo.

En el experimento, el instrumento de medida no es un dispositivo hospitalario, sino una gota de 2 millones de átomos de rubidio enfriados a millonésimas de grados por encima del cero absoluto (273 grados bajo cero, la menor temperatura posible).

Expuestos a un campo magnético, los átomos reorientan su spin (una medida de su rotación) como unos pequeños imanes. Los científicos disparan pulsos de láser en los átomos y analizan la luz saliente, para averiguar las posiciones de su spin, y de rebote deducir los rasgos del campo magnético al cual están expuestos.

EL TRUCO

Hasta ahora, el principio de incertidumbre fijaba un máximo de precisión en la medida del spin. Sin embargo, los investigadores han descubierto un truco. “Se puede preparar el sistema de átomos de tal manera que los spin estén todos en un plano”, explica Morgan Mitchell, jefe del grupo del ICFO. Al confinar los pequeños imanes en un una superficie, se pueden medir con exactitud sus propiedades en esas dos dimensiones, y concentrar la incertidumbre en la tercera, que en este caso no aporta ninguna información.

“La física hace posibles cosas que se consideraban imposibles: el incremento de precisión llevará a descubrir nueva información”, concluye Ramón Corbalán, profesor emérito de física de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Un catalizador desarrollado por la Universidad de Zaragoza ayudará a producir de forma más eficiente,económica y respetuosa con el medio ambiente el óxido de etileno.

Equipo investigador que ha desarrollado el trabajo, con Jesús Santamaría a la derecha, en los laboratorios del INA.

Ramirez, A., Hueso, J. L., Suarez, H., Mallada, R., Ibarra, A., Irusta, S. and Santamaria, J. (2016), A Nanoarchitecture Based on Silver and Copper Oxide with an Exceptional Response in the Chlorine-Promoted Epoxidation of Ethylene. Angew. Chem.. doi:10.1002/ange.201603886

Científicos de la Universidad de Zaragoza en el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) han creado un nuevo catalizador, que ayudará a producir de forma más eficiente (mayor cantidad de producto a menor temperatura), económica y respetuosa con el medio ambiente un compuesto de gran importancia industrial: el óxido de etileno.

El óxido de etileno es el decimocuarto compuesto orgánico por tonelaje a nivel mundial. Además de servir para sintetizar etilenglicol (usado como anticongelante, en la fabricación de poliéster, perfumes, lubricantes, disolventes y plastificantes, entre otros usos), así como otros éteres glicólicos y etanolaminas, se emplea también como esterilizador en aparatos de uso médico o en la maduración acelerada de vegetales.

A pesar de la importancia del óxido de etileno en la industria química, su producción presenta problemas importantes en cuanto a la selectividad de la reacción y las condiciones de operación. El catalizador de referencia en la industria hoy (nanopartículas de plata soportadas sobre alúmina de baja área superficial) requiere una variedad de promotores metálicos (metales alcalinos como el cesio y otros metales como molibdeno, tungsteno y cromo). Además, para alcanzar una selectividad suficiente, durante la producción industrial se añade dicloroetano u otros compuestos conteniendo cloro, junto con un alto porcentaje de etano, con los problemas económicos y ambientales que esto conlleva.

El catalizador desarrollado en la Universidad de Zaragoza, a pesar de no utilizar promotores, no solo presenta una mayor actividad (con rendimientos significativos a partir de unos 100 grados centígrados, unos 75 menos que el catalizador estándar), sino que además es capaz de operar de forma estable sin necesidad de añadir continuamente dicloroetano a la alimentación. Tal es el potencial del catalizador formado por Nanoestructuras de plata embebidas en óxido de cobre, que la Universidad de Zaragoza ya ha presentado una patente para proteger su posible explotación.

Este catalizador se ha obtenido dentro del proyecto internacional Advanced Grant HECTOR, dirigido por el catedrático de Ingeniería Química Jesús Santamaría. En el estudio han participado los doctorandos Adrián Ramírez y Hugo Suárez, y los doctores José Luis Hueso, Reyes Mallada y Silvia Irusta así como el doctor Alfonso Ibarra, del Laboratorio de Microscopías Avanzadas del INA.

La nanoestructura de este nuevo catalizador ha podido elucidarse gracias a las instalaciones del Laboratorio de Microscopías Avanzadas, que ha revelado una configuración en la que las fases de plata y óxido de cobre se entremezclan, permitiendo una fuerte interacción entre ellas.

La materia oscura: experimentos de detección directa.

El trabajo olvidado de los ‘mineros’ de materia oscura.

materiaoscura

ARTICULO COMPLETO

Las observaciones del universo revelan que alrededor de un 85% de su materia está constituida por una desconocida materia oscura, pero los científicos tadavía no han dado las partículas que la conforman. Entre los candidatos que encabezan la lista están las WIMP (Weakly Interacting Massive Particles, partículas masivas que interaccionan débilmente), que los científicos intentan encontrar mediante experimentos como SuperCDMS y LUX, en minas subterráneas de Minnesota y Dacota del Sur (EE UU) respectivamente.
Estos experimentos de detección directa tratan de ‘cazar’ esas partículas que se supone atraviesan la Tierra para confirmar su existencia. Para ello, se colocan cientos de kilos de materiales como el xenón o el germanio en las minas y se espera, en un silencio absoluto, a que una de estas elusivas partículas choque contra un núcleo atómico en el detector. Si eso ocurriera, el movimiento de retroceso del núcleo, debido al impacto de la materia oscura, sería registrado y se podría anunciar su descubrimiento.

Desafortunadamente, y a pesar de los esfuerzos que se están realizando, actualmente no se tiene constancia de que esto haya ocurrido. Aun así, el hecho de no haberla visto en los entornos experimentales creados por los investigadores ya permite extraer información muy valiosa acerca de cómo interacciona la materia oscura con la ordinaria, además de confirmar diversos límites en los datos.

En este contexto, un estudio llevado a cabo por los científicos Cristina Marcos, Miguel Peiró y Sandra Robles de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Instituto de Física Teórica (UAM-CSIC) han demostrado que estos experimentos de detección directa son más importantes de lo que se creía, ya que aportan restricciones importantes para los modelos teóricos y en la busqueda de materia oscura. Para realizar su trabajo, el equipo ha utilizado simulaciones computacionales de los dos grandes experimentos SuperCDMS y LUX, ha tenido en cuenta diversas posibilidades de interacción de esta enigmática materia con los protones y neutrones, y han usado los últimos datos sobre las propiedades del halo de materia oscura de nuestra galaxia.

Los resultados, que publica el Journal of Cosmology and Astroparticle Physics, revelan informaciones concretas. Por ejemplo, si la materia oscura es ligera (por debajo de 50 veces la masa del protón), los detalles del halo de la Vía Láctea son determinantes a la hora de extraer conclusiones sobre la naturaleza de esta desconocida materia.

“Habitualmente, a la hora de analizar estos experimentos, los expertos suelen usar la llamada aproximación de la vaca esférica, es decir, utilizan una simplificación en el modelo de halo y, por tanto, no es correcto”, explican los investigadores.