Inteligencia artificial y nuevas éticas de la convivencia.


Inteligencia artificial y nuevas éticas de la convivencia. Nuria Valverde (coord.). CSIC, 2021. (Arbor, Vol. 197 Núm. 800 (2021). DOI: https://doi.org/10.3989/arbor.2021.i800

ACCEDER A LOS ARTICULOS EN PDF

Las tecnologías de la inteligencia artificial (IA) hacen emerger con mayor fuerza una pregunta central para la filosofía contemporánea: ¿cómo se generan los desplazamientos éticos a través de la producción de nuevas formas de convivencia tecnológica? Saber en qué consisten estos desplazamientos y si contribuyen, o no, a determinados tipos de convivencia es más urgente que precipitarse a una producción de normativa que no se enfrenta a los cambios inherentes al nuevo entorno.

Pero una de las consecuencias que apuntan en este enfoque es que la programación, sometida a las lógicas de la anticipación, no puede resolver el problema simplemente. La programación tiende a la formación de nichos o esferas en los que los individuos se desenvuelven perdiendo visión de la complejidad; la delegación de los cálculos a las máquinas hace que disminuya no sólo la capacidad del cálculo aritmético sino la imaginación matemática, creando nichos epistémicos crecientemente reservados a las máquinas; la minería de datos borra las diferencias entre lo público y lo privado, afianzando modos de comportamiento que esquivan la autorreflexión y el escrutinio de nuestras acciones en relación al bien común. Pero ¿pueden los programas desenvolverse en un sentido contrario, fortaleciendo las destrezas epistémicas, haciendo visible la complejidad, la participación política y la diversificación de bienes comunes en un mundo tecnológicamente denso? O en otros términos, ¿podemos encontrar en ellos claves para una ética robusta de la convivencia tecnológica?

Las contribuciones de este número desgranan las transformaciones en las nociones de autonomía, creatividad y precariedad en el contexto de la IA.

Foldit : el juego online para plegar proteínas.

FUENTE: Hipertextual

En 2011, un grupo de jugadores, llevados por la competencia sana en un juego online, lograron descifrar un problema que había traído de cabeza a los virólogos durante una década. En solo tres semanas, descifraron la estructura tridimensional de una proteína del VIH, considerada una posible buena candidata para el desarrollo de fármacos antirretrovirales. El juego en cuestión se llamaba Foldit y sus jugadores llegaron incluso a formar parte de la lista de autores del estudio científico que se publicó más tarde.

Esta historia fue uno de los ejemplos de ciencia ciudadana y juegos que puso la física Sara Gil en una charla reciente en el evento de divulgación científica Desgranando Ciencia. Sin duda, es un gran ejemplo de todas las cosas buenas que pueden salir si mezclamos ambas cuestiones.

Pero la cosa no terminó con el VIH. De hecho, desde entonces se han introducido en el juego proyectos vinculados con el hallazgo de la estructura de otras proteínas relacionadas con enfermedades tan sonadas como la propia COVID-19.

El juego intentaba desafiar a los usuarios para que ayuden a desarrollar una estructura de proteina que impida que el virus se adhiera a las células humanas. En este sentido, el desafío que proponía el puzzle, y uno de los mayores escollos para la creación de un remedio contra él, consiste en diseño de una nueva proteína que se una a sus cadenas laterales, bloqueando las interacciones con el receptor humano.

No es solo un juego que pone a prueba la habilidad del usuario, también una forma de ayudar a la ciencia sin necesidad de conocimientos específicos. Este puzzle, está disponible en Foldit, una web creado por el Centro de Ciencias del Juego de la Universidad de Washington  que fue diseñada para alojar este tipo de contribuciones de investigación colectiva de proteínas, tiene más de 200,000 jugadores registrados.

El juego online Foldit es uno de los más veteranos relacionados con ciencia ciudadana. La ciencia ciudadana consiste en dar herramientas a la población no especializada o amateur para que ayude a los científicos en búsquedas que, de otro modo, les llevarían mucho tiempo. Se usa mucho, por ejemplo, en astronomía, para observar determinados fenómenos.

Como se explica en su página web, trata de dar respuesta a un reto científico, esto es, una ‘zona gris’ en la que la capacidad de procesamiento del hombre supera a la máquina: el desconocimiento de ciertas funciones de las proteínas.

EL VIDEOJUEGO FOLDIT PERSIGUE EL OBJETIVO DE QUE EL JUGADOR DESCUBRA NUEVAS FUNCIONES DE LAS PROTEÍNAS

Foldit es un puzle en 3D en el que el jugador manipula la estructura de una proteína -con una forma similar a la de una lombriz- en 360 grados. La va moviendo y doblando con el objetivo de lograr la forma más perfecta utilizando las herramientas que proporciona el juego.

Según qué forma se le de a la proteína, esta asumirá una función u otra. «Foldit estudia cuál es la estructura morfológica de las proteínas, de las que desconocemos muchas de sus funciones. El jugador tiene la libertad de, según un patrón de normas, ir definiendo nuevas estructuras. El 60 por ciento de las veces, estas formas no funcionan en términos científicos. Pero en el 40 por ciento restante, sí que son válidas». informa el comisario de la exposición ‘Homo Ludens’, Luca Carrubba, codirector de la asociación de creadores de videojuegos ArsGames.

Las soluciones de mayor puntuación son analizadas por investigadores que determinan si existe o no una configuración estructural que pueda tener aplicaciones relevantes en proteínas reales. Los científicos comprueban si estas soluciones se pueden aplicar para combatir y erradicar enfermedades como el cáncer, el sida o el alzheimer y crear innovaciones biológicas aplicables en nuevas curas. La revista ‘Nature’ publicó en 2010 un artículo en el que atribuía a los 57.000 jugadores de Foldit el haber proporcionado resultados que igualaban o superaban las soluciones calculadas algorítmicamente. «La intuición es clave en este tipo de partidas. No siempre que jugamos seguimos unos patrones lógicos. A veces fallamos a nuestra propia lógica, pero precisamente ahí puede haber una solución válida desde el punto de vista científico», dice Carrubba. Este amante de los videojuegos explica que se trata de proyectos que están dirigidos a todo tipo de público: «Para jugar no es necesario tener conocimientos en Biología, Química o en Ingeniería. Aunque la primera comunidad a la que apelaron este tipo de juegos fue a la científica».

Certamen europeo EUCYS2021

Una conferencia plenaria en línea del Premio Nobel en Física en 1997, William D. Phillips,  y una mesa redonda con participación de científicos de reconocido prestigio internacional, entre los que figuran Adolfo García-Sastre, en primera línea en la investigación actual sobre la COVID, o Laura Lechuga, Premio Nacional de Investigación 2020, formarán parte del programa diseñado por la Universidad de Salamanca para el certamen europeo EUCYS2021, según informó el vicerrector de Investigación y Transferencia, José Miguel Mateos Roco, en la rueda de prensa celebrada ayer en el Colegio Arzobispo Fonseca y en la que estuvo acompañado por Carlos Hernández, coordinador del certamen en la USAL, y Mª Jesús Santos, miembro del comité organizador

El concurso de la Unión Europea para Jóvenes Científicos, más conocido como «EUCYS», premia y celebra el mejor talento científico joven de Europa, se trata de una iniciativa de la Comisión Europea en el marco del programa Ciencia y Sociedad creado para promover los ideales de cooperación e intercambio de información entre científicos jóvenes. Considerado como el escaparate anual de los mejores logros en ciencia de los jóvenes europeos, se celebrará del 16 al 19 de septiembre en la Universidad de Salamanca, por primera vez en formato híbrido debido a las condiciones extraordinarias de la pandemia. El evento internacional, en el que 158 jóvenes científicos de 34 países presentarán sus proyectos I+D+i, será inaugurado oficialmente por el rector, Ricardo Rivero, el viernes, 17 de septiembre, a las 9:30 h. durante la ceremonia que se celebrará en el Paraninfo de las Escuelas Mayores. 

Retransmisión en directo en eucys2021.com interactivamente a través de la Plataforma Virtual.

A la sesión inaugural asistirán, además, José Manuel Pingarrón, secretario General de Universidades del Ministerio de Universidades; Karen Slavin, responsable en la Comisión Europea del certamen EUCYS; Jean Eric Paquet, director general de Investigación e Innovación de la Comisión Europea; el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; Carlos García Carbayo, alcalde de Salamanca; e Ignacio S. Galán, presidente de Iberdrola.

William D. Phillips, Premio Nobel en Física

Entre las actividades destacadas para la jornada del 16 de septiembre figura la participación en el certamen de William D. Phillips, Premio Nobel en Física en 1997, que impartirá la conferencia plenaria en línea titulada “Una nueva medida: la reforma cuántica del Sistema Internacional de Unidades” a partir de las 18 h.

A lo largo de la charla, el científico revisará los inicios de la medición métrica, la evolución de las definiciones del kilogramo, amperio, kelvin y el mol, entre otros, explicando el proceso y el porqué de la cuestión. La charla se retransmitirá en directo a través de la web de Eucys.

Mesa redonda con científicos de primer nivel

En el encuentro con los medios los organizadores destacaron especialmente la celebración durante la jornada de tarde del 18 de septiembre, a las 18 h., en el Palacio de Congresos de Castilla y León de la mesa redonda titulada “Los retos a los que se enfrentarán los jóvenes científicos en nuestro mundo”. En ella, cinco científicos de primer nivel internacional como Adolfo García-Sastre, Laura Lechuga, Samuel Sánchez Ordóñez, Susana Marcos y Ángeles G. Borrego debatirán en torno al futuro de la ciencia y los jóvenes investigadores en el marco de cuestiones tan variadas como el cambio climático, la inteligencia artificial, las pseudociencias y las pandemias.  

La sesión está abierta al público en general, no obstante, al disponer de aforo limitado para poder asistir es requisito imprescindible inscribirse previamente a través de la web del certamen. Asimismo, la actividad podrá seguirse en directo a través de la web del certamen.

Exposición EUCYS 20020 y Show de divulgación

Asimismo, el evento dará comienzo con dos interesantes actividades previas consistentes en la ‘Exposición EUCYS 2020-2021”, que podrá contemplarse del 15 al 26 de septiembre en el Colegio Arzobispo Fonseca, y el ‘Show de divulgación Pre-Eucys’ que se celebrará en el claustro del Colegio Arzobispo Fonseca el jueves 16 de septiembre, a las 19:30 h., y en el que conocidos divulgadores científicos como Eduardo Saéz de Cabezón, Alfredo Corell, Ricardo Moure Ortega, Natalia Ruiz Zelmanovitch, Ignacio Crespo (S de Stendhal), Javier Santaolalla and Conchi Lillo, ofrecerán sus charlas de divulgación.

Javier Santaolalla, Ricardo Moure y Eduardo Sáez de Cabezón en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca

Presentación de proyectos y entrega de Premios

Durante tres días, los concursantes presentan sus proyectos mientras que un jurado de expertos internacional los evalúa individualmente. Las disciplinas en las que se pueden enmarcar los trabajos son Biología, Informática, Ciencias de la Tierra, Física, Ingeniería, Medio Ambiente, Ciencia de Materiales, Matemáticas, Ciencias de la Salud, Química y Ciencias Sociales.

Así, el concurso de la Unión Europea ofrecerá a los estudiantes la oportunidad de competir con los mejores de sus contemporáneos a nivel europeo, conocer a otras personas con habilidades e intereses similares y obtener orientación de algunos de los científicos más destacados de Europa.

La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar el domingo a las 12 h. en el Palacio de Congresos de Castilla y León, además de ser retransmitida en directo a través de la web del certamen. Las distinciones se concederán de acuerdo a las siguientes categorías:

  • Premios Principales de la Comisión Europea y Premios Especiales y Honoríficos : Los concursantes compiten en base a su trabajo y entrevistas con el jurado por 9 premios principales otorgados por la Comisión Europea. Además de estos galardones, se otorgan una serie de premios honoríficos y premios especiales donados a los concursantes a juicio del jurado.
  • Premios principales : Tres primeros premios de 7.000 €; Tres segundos premios de 5.000 €; Tres 3er Premios de 3.500 €.
  • Premios honoríficos: Estos incluyen viajes con todos los gastos pagados al Foro Internacional de Ciencia Juvenil de Londres (LIYSF) y al Seminario Internacional de Ciencia Juvenil de Estocolmo (SIYSS). El premio a Estocolmo también incluye entradas para la Ceremonia del Premio Nobel.
  • Premios especiales donados
  • Premios EIROFORUM: Visitas a los laboratorios de investigación más grandes e importantes de Europa.
  • Premio del Centro Común de Investigación (CCI): los participantes en 3 proyectos exitosos pasarán dos días en el sitio del CCI en Ispra en Italia.
  • Premio EuCheMs: 1.000 € a la mejor participación en química en el Concurso de Jóvenes Científicos de la UE.
  • Premio BBI JU: una estancia en Bruselas, que incluye viajes y alojamiento y visitas a plantas de base biológica en Bélgica y el norte de Francia para el proyecto que mejor utiliza la biotecnología para la producción y la conversión de recursos biológicos renovables en productos de valor añadido no alimentarios.
  • Otros premios incluyen: premio FoodDrinkEurope y premios de la industria alimentaria.

Reto comunitario de nubes 2020

Visita la página web de GLOBE Observer para descargar la aplicación*, obtener más información sobre las nubes y llevar a cabo observaciones.

¿Otro día parcialmente nublado? No lo querríamos de ninguna otra manera.

La NASA y el Programa GLOBE, un programa internacional de ciencia y educación que involucra a los estudiantes y al público en la recopilación de datos y el proceso científico, una vez más hacen una llamada a los científicos ciudadanos de todo el mundo para que dirijan su atención al cielo para el Reto comunitario de nubes 2020: La ciencia es mejor juntos, que tendrá lugar del 15 de julio al 15 de agosto.

Todos compartimos el mismo cielo y la gran variedad de nubes en él, así que no importa dónde estés ubicado en la Tierra, existe una forma en la que puedes participar en el desafío de este año.

NASA GLOBE Observer es una aplicación gratuita para smartphones que permite a cualquiera realizar observaciones de ciencia ciudadana con su teléfono.

nubes - Búsqueda de Google

Los desafíos pasados ​​de estudio de nubes fueron en forma de competición para ver quién podía enviar la mayor cantidad de observaciones de la nube. Sin embargo, como ha sido el caso con muchas otras cosas, el COVID-19 ha cambiado nuestro enfoque en 2020. En lugar de tratarlo como una competición este año, te pedimos que participes en aprender, observar, crear o interactuar con GLOBE como un observador de nubes. A fin de cuentas, en la ciencia ciudadana se trata tanto de participar y aprender sobre la ciencia como de recopilar datos.

«Ver al mundo como investigadores de la NASA es de lo que se trata la ciencia ciudadana», dice Marilé Colón Robles, líder del equipo de nubes GLOBE en el Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia. «Este verano queremos que todos elijan sus propias aventuras y descubran las nubes de una nueva manera. Tu perspectiva desde el suelo, mirando las nubes desde tu localización, es un conjunto de datos único e importante. Queremos que todos participen y aprendan más sobre sus cielos «.

Un artículo reciente del investigador de Langley Brant Dodson mostró una buena concordancia entre las observaciones de nubes de GLOBE y diversas observaciones de meteorología de grado científico, incluidas aquellas observaciones tomadas durante el eclipse solar de América del Norte de 2017. Dodson también descubrió que las observaciones de los dos desafíos de nubes anteriores, en la primavera de 2018 y el otoño de 2019, coincidían extremadamente bien con los datos satelitales. En áreas con condiciones parcialmente nubladas, los observadores en tierra y los datos satelitales están bien alineados. En áreas donde los dos no coinciden, a menudo se debe a la perspectiva: los observadores de GLOBE miran hacia arriba desde el suelo, así que ven las nubes más bajas, mientras que los satélites miran hacia abajo desde el espacio, viendo las nubes más altas. En cualquier caso, las observaciones adicionales desde el suelo están ayudando a los investigadores a obtener una imagen más coherente de lo que está sucediendo en el cielo, ya que así pueden combinar los datos de la ciencia ciudadana, tomados desde el terreno, con los satélites, tomados de arriba.

Este año hay una variedad de formas de involucrarse, incluso si estás en un país que participa en el programa GLOBE o si las condiciones locales no te permiten salir fuera de casa de manera segura durante el período de desafío. Lleva a cabo experimentos. Sé creativo haciendo arte relacionado con nubes. Haz actividades de nubes. O mira y aprende de un científico de la NASA o  de un educador científico.

Usa la herramienta de monitoreo de actividades de nubes realizadas para mantener un registro de cuántas actividades pruebas. Desafía a tus amigos o crea tu propia comunidad de Cloud Observer, probando actividades juntos.

A partir del 9 de julio y de manera semanal durante todo el desafío, en la página de Facebook de NASA Earth se organizan las Facebook Premieres  Nuevos videos semanales mostrarán a expertos en nubes de la NASA y demostraciones que puedes llevar a  cabo en casa. Nuestros expertos en misiones científicas y los miembros del equipo GLOBE estarán disponibles en vivo para responder a tus preguntas sobre nubes cada semana.

Además, asegúrate de seguir el Programa GLOBE en las redes sociales. Y comparte lo que estás haciendo usando el hashtag #CloudChallenge. Queremos ver tus imágenes de nubes y tus actividades sobre nubes. Cuéntanos cuáles son tus nubes favoritas, qué aprendiste hoy sobre las nubes o qué hizo que te interesaras en la ciencia.

Recuerda seguir siempre las recomendaciones de tu administración local, y solo participa en actividades GLOBE fuera de casa o usa la aplicación GLOBE Observer si es seguro hacerlo.

Ciencia y tecnología: actitudes públicas, conocimiento e interés

Science Knowledge Quiz - Buscar con Google

John C. Besley and Derek Hill. Science and Technology: Public Attitudes, Knowledge, and Interest. [May 2020]. Science and Engineering Indicators

DESCARGAR INFORME, MATERIAL COMPLEMENTARIO Y TABLAS


Este informe ofrece un retrato de las actitudes públicas y la comprensión de la ciencia y la tecnología (C&T) en los Estados Unidos.

Los datos primarios del informe proceden de la General Social Survey (GSS), una encuesta nacional cara a cara de larga duración patrocinada por la National Science Foundation (NSF) con amplios datos de tendencias sociológicas y de actitudes.

Este informe contiene cuatro secciones principales.

  • La primera presenta las opiniones generales de los estadounidenses sobre la ciencia, incluyendo el grado en que los estadounidenses ven prometedora la ciencia y la tecnología, si tienen reservas sobre la ciencia y la tecnología, y qué opiniones tienen sobre los científicos y el financiamiento federal de la investigación científica.
  • La segunda sección aborda las actitudes del público sobre temas específicos de C&T, tales como varios temas ambientales, incluyendo el cambio climático, los alimentos genéticamente modificados y la energía nuclear.
  • La tercera sección examina la comprensión de los hechos y procesos relacionados con la C&T.
  • La última sección explora el interés y la fuentes del público americano en las noticias relacionadas con la ciencia y la tecnología y la participación del público en actividades relacionadas con la ciencia y la tecnología, como las visitas a museos de ciencia o tecnología.

En el apéndice técnico se ofrece más información sobre el GSS y las demás fuentes de datos utilizadas en el presente informe. Todas las diferencias o pautas que se indican específicamente en el texto son estadísticamente significativas. También se señalan otras fuentes públicas, como el Centro de Investigación Pew y Gallup, cuando procede, así como datos de otros países. La redacción y el orden de las preguntas, así como otros factores, como la modalidad de la encuesta y el marco de muestreo, suelen variar según las fuentes; por consiguiente, las comparaciones entre encuestas deben hacerse con cautela.