Libros de divulgación científica, por Salvador Macip.

El médico, científico y escritor Salvador Macip nos recomienda algunos libros de divulgación científica general que relatan cómo funcionan las cosas y recogen anécdotas y preguntas que se hace la ciencia. Sugiere además un título que cuenta las batallas que vive un médico en Urgencias, otro que enumera en clave de humor las mejores maneras de destruir la humanidad y uno más que repasa los 100 grandes mitos de la ciencia.

Crónicas de ciencia improbable, de Pierre Barthélémy, Las preguntas más tontas suelen exigir las respuestas más inteligentes. Ese es el campo de estudio de la ciencia improbable, una forma cómica y poética de interrogar el método científico. Pierre Barthélémy, autor del blog científico más popular de Francia, escribe la crónica de los experimentos que dan al fin respuesta a preguntas que siempre (o nunca) nos hemos hecho

Enciclopedia de la ignorancia de Kathrin Passig y Aleks Scholz proyecta una mirada fresca sobre medio centenar de enigmas científicos sin resolver, mediante breves ensayos escritos con talento, conocimiento de causa, amplia documentación y mucho sentido del humor.

“Esto te va a doler: Historias disparatadas de un médico residente (en inglés This Is Going to Hurt) de Adam Kay. Tras cinco años sin ejercer la medicina y dedicado a escribir series de comedia para televisión, Kay recibe un aviso del colegio de médicos comunicándole que le van a quitar la licencia. Aprovecha entonces para rescatar sus diarios de médico en prácticas y hacer un repaso a sus años en la sanidad pública.
El resultado es un tronchante diario no exento del mejor humor negro, lleno de anécdotas e historias protagonizadas por médicos, pacientes y administrativos asqueados y hartos. Una mirada irónica y desmitificadora de la vida en los hospitales que ha sido un fenómeno en Reino Unido y que pronto se convertirá en serie.

14 maneras de destruir la humanidad Daniel Arbós, Màrius Belles Sampera. Con mucho humor, pero también con mucho rigor, este libro repasa qué dice la ciencia acerca de 14 amenazas potenciales para el ser humano. Para que, en caso de que llegue el fin del mundo, si es que llega, no nos coja por sorpresa.

100 mitos de la ciencia“, un libro de Daniel Closa que separa la verdad científica de la invención ficticia explorando las historias detrás de 100 mitos científicos. Ya que todo mito está basado en alguna verdad, la meta es más bien descubrir en qué punto los hechos fueron alterados por la imaginación y cuánto del mito actual es cierto. Entre los mitos explorados se encuentran las creencias de que los humanos sólo usan 10 por ciento del cerebro, que en luna llena nacen más criaturas, que los avestruces esconden la cabeza bajo tierra y que el agua de la pila gira al revés en el hemisferio sur.

Salvador Macip (Blanes, 1970) estudió Medicina en la Universitat de Barcelona, donde también se doctoró en Genética Molecular. Poco después, investigó el cáncer en el hospital Mount Sinai de Nueva York, pero el destino le llevó a dirigir un grupo de investigación en la Universidad de Leicester (Inglaterra) en el año 2008, donde sigue en la actualidad. Además, también es profesor e investigador de la Universitat Oberta de Catalunya.

Hombre de ciencia y escritor, destacamos de sus libros aquellos que tratan sobre envejecimiento y cáncer, como ‘Inmortales y perfectos’, ‘Jugar a ser Dios’, ‘100 preguntas sobre el cáncer’ y el título ‘Las grandes plagas modernas’, escrito hace diez años pero reeditado y actualizado a raíz de la pandemia actual.

Música y ciencia.

Gracias a Julio Alonso Arévalo, del blog amigo Universo Abierto, por su invitación al programa de Radio USAL Viviendo en la era pop. Con él hemos charlado de Música y ciencia, dos temas apasionantes que sirven de base a nuestro espacio la Galaxia musical. Desde Joy Division a Antonio Vega, de Los Nikis a Germán Díaz, Bowie o Pink Floyd nos sirven de excusa para un programa variado y apasionante.

Ir a descargar

La afirmación de que la Música es Ciencia, con modificaciones y variaciones, es una idea y definición recurrente a lo largo de toda la Historia de la Estética musical occidental, estableciendo los vínculos de la Música con la matemática, la física y la ciencia en general.
Encontramos referencias a la naturaleza matemática de la Música, desde una perspectiva más o menos científica, en Pitágoras -que a su vez bebe de los asirios y otras culturas precedentes-, Platón, Aristóteles y Boecio, hasta llegar al astrónomo y físico heliocentrista Johannes Kepler, a Descartes, Rameau, Krause, Kant o Hanslick.

Alcanzado el siglo XX, esta idea sigue siendo generadora privilegiada de teorías estéticas de diversa orientación. La fe en el progreso, la ciencia y la tecnología presente en una gran parte del siglo pasado, especialmente en la primera mitad, así como la necesidad de aportar racionalidad y orden al devenir diario y al arte, renuevan en los compositores el interés por el sustrato físico-matemático de la música y les conducen a métodos compositivos que se alimentan de ese sustento. Como ocurre en el caso del serialismo integral, la música estocástica, la música espectral o la composición a partir de fractales.
Al mismo tiempo, la inquietud sembrada por el nuevo enfoque de ciertas teorías científicas que hacían dudar al ser humano de su percepción de la realidad a través de los sentidos, rompen con la visión determinista del mundo presente hasta entonces. Avances en este sentido, como la Teoría de la Incertidumbre de Heisemberg o la Teoría de la Relatividad de Einstein, se proyectan en el pensamiento musical y en otras expresiones como la música “indeterminada” de Cage, o su desarrollo posterior en la “música aleatoria”, y en tratamientos experimentales y teóricos del tiempo y el espacio en la obra musical en numerosos creadores a partir la segunda mitad del siglo XX.


Leticia Sánchez de Andrés. Relaciones entre música, ciencia y tecnología durante el siglo XX. Encuentros multidisciplinares, nº 38 Mayo-Agosto 2011

La importancia de la ciencia en la cultura.

Being Modern : The Cultural Impact of Science in the Early Twentieth Century. Bud , Robert (ed.). UCL Press, 2018. ISBN : 978-1-78735-393-0.

ACCEDER AL PDF

En las primeras décadas del siglo XX, el compromiso con la ciencia se utilizaba habitualmente como emblema de la modernidad. En la actualidad, este fenómeno atrae cada vez más la atención de distintas especialidades históricas. Being Modern se basa en este reciente interés académico para explorar el compromiso con la ciencia en toda la cultura desde finales del siglo XIX hasta aproximadamente 1940. Abordando la amplitud de las formas culturales en Gran Bretaña y el mundo occidental, desde la arquitectura de Le Corbusier hasta la ciencia ficción británica de la clase obrera, Being Modern pinta un rico panorama. Diecisiete distinguidos colaboradores procedentes de diversos campos, como el estudio cultural de la ciencia y la tecnología, el arte y la arquitectura, la cultura y la literatura inglesas, examinan los temas en cuestión.

El libro será un valioso recurso para los estudiantes y un acicate para que los académicos sigan examinando la cultura como una red interconectada de la que la ciencia es una parte fundamental, y para que superen formulaciones tan manidas como “Ciencia y cultura”.

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia en la USAL.

La Universidad de Salamanca se ha adherido un año más a la conmemoración del ‘Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia’ el próximo 11 de febrero “con un amplio programa de actividades“, coordinado a través de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la USAL, dependiente del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, en colaboración con Iberdrola y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, que se celebrará de manera online.

Ir a descargar

Una vez más y tomando como eje principal esta conmemoración, Guillermo Sánchez León nos ha invitado a participar un día más en EUREKA, su programa de radio USAL sobre ciencia. En él hemos comentado varios nombres de mujeres científicas. Son todas las que están, pero no están todas las que son. 
En la segunda parte del programa, Carlos Tejero nos habla de la matemática Emmy Noether Amalie que está a la altura de los grandes matemáticos de todos los tiempos. Espero que lo disfrutéis

En los últimos 15 años, la comunidad internacional, a través de la declaración de la igualdad de género como uno de los objetivos de desarrollo sostenible para la Agenda 2030, ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en la ciencia. Una brecha de género que se ha visto ensanchada debido a la actual situación del Covid-19, según se recoge en un estudio publicado en Nature que apunta a una disminución de los artículos científicos presentados con mujeres como primeras autoras.

Entre los diferentes centros, departamentos y grupos de investigación de la universidad participantes figuran el Instituto de Biología Funcional y Genómica (CSIC- Usal), el Centro de Investigación del Cáncer, el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, la Asociación Innova Salamanca, el grupo de investigación Grial, el Observatorio de Contenidos Audiovisuales y la plataforma ’11defebrero.org’. También destaca la colaboración del Ayuntamiento de Salamanca, la Biblioteca Pública de Salamanca Casa de las Conchas, la Biblioteca Torrente Ballester y el Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada.

Entre las actividades diseñadas para conmemorar la efeméride destacan jornadas, exposiciones, competiciones escolares, proyecciones, charlas, conferencias y presentaciones de proyectos y resultados de investigación que se celebrarán de forma digital de acuerdo a las actuales circunstancias sanitarias.

Las 14 investigadoras del CIC

Desde hace cuatro años, el Centro de Investigación del Cáncer participa y organiza actividades para conmemorar este día. Este año, 14 investigadoras del CIC y socias de Aseica participarán en la iniciativa ‘#Conócelas’.

El proyecto pretende dar visibilidad a las mujeres que investigan, en particular en cáncer, y llevar su trabajo a institutos y colegios de todos los puntos de España posibles. “Algo que nos ha enseñado la pandemia es que cualquier persona puede estar conectada con otra en cualquier parte del mundo, y por eso esta iniciativa va a poder llegar a lugares o poblaciones pequeñas alejadas de núcleos universitarios, académicos e industriales, que por lo general no tiene acceso a este tipo de actividades”, puntualizó la coordinadora de ‘#Conócelas’ en Castilla y León, Sandra Blanco, investigadora principal del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC) y científica titular del CSIC.  

‘#Conócelas’ quiere poner de manifiesto que “las mujeres que investigan son además mujeres divertidas, que no solo trabajan en laboratorios o en despachos todo el día”. Es importante que los estudiantes entiendan que “cualquier persona que se lo proponga puede ser investigadora y que la investigación no tiene por qué ser aburrida”. Además, se quiere recalcar que la ciencia no tiene fronteras. “Aunque todas las investigadoras que participan en esta iniciativa son españolas, muchas de ellas trabajan en el extranjero“.

Enclave de Ciencia.

Enclave de Ciencia es una plataforma de servicios lingüísticos cuyo objetivo es facilitar el manejo y la comprensión del vocabulario científico-técnico. Nace de la colaboración entre la RAE y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

La herramienta busca dar soporte a la comunicación científica y educativa, al ofrecer recursos lingüísticos para fomentar la divulgación de la ciencia en lengua española. Para ello, pone a su disposición materiales de la RAE, la FECYT, la Real Academia de Ingeniería (RAI), la Universidad de Salamanca (USAL) y la Asociación Española de Terminología (AETER).

La web, disponible para su consulta desde el 28 de mayo de 2020, está dirigida tanto a los investigadores y los divulgadores, que podrán aprovechar las prestaciones de Enclave de Ciencia durante su trabajo de redacción y adecuación de sus textos, como al público general interesado en estas materias.

La colaboración entre la RAE y la FECYT ha permitido el desarrollo de un corpus de ejemplos de uso del léxico científico-técnico. Su base de datos proviene de tres fuentes: del subconjunto del Corpus del Español del Siglo XXI (CORPES) formado por textos científico-técnicos, de los contenidos procedentes del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) y de otros materiales de la FECYT.

Además, Enclave de Ciencia agrupa por primera vez en una misma plataforma el Diccionario de la lengua española científico-técnico (DLECT), compuesto por las acepciones marcadas como científico-técnicas en el Diccionario de la lengua española de la RAE; el proyecto TERMINESP de la Asociación Española de Terminología; el DICCIOMED, el diccionario médico-biológico, histórico y etimológico de la USAL, y el Diccionario Español de Ingeniería (DEI). También incorpora la Divulgateca, un espacio con los más destacados proyectos, recursos y estudios de divulgación científica financiados por la FECYT, y Precipita, una plataforma de micromecenazgo destinada a conectar investigadores y ciudadanos y promover la participación en la ciencia.

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, que ha conducido la presentación, ha apuntado la necesidad de fortalecer la presencia del español dentro del lenguaje científico: «Enclave de Ciencia es una primera aportación importante a la puesta en disposición del lenguaje científico en español. Es un núcleo esencial para empezar, es el comienzo de un trabajo que tiene que prolongarse durante años». Por su parte, la directora de la FECYT, Paloma Domingo García, ha señalado: «La plataforma está llamada a convertirse en un instrumento de apoyo al conocimiento científico. Este conocimiento es la mejor garantía para lograr una sociedad más formada y más comprometida con la ciencia, la tecnología y la innovación». El encuentro ha finalizado con la intervención del ministro Pedro Duque: «Esta herramienta que presentamos va en el camino de acercar la ciencia y la tecnología al gran público a través de las palabras, poniendo en valor el vocabulario específico». El ministro, además, ha querido resaltar el creciente protagonismo de la investigación y la divulgación en estos días.