El guante que traduce en tiempo real la lengua de signos

Desarrollan un guante que traduce el lenguaje de signos al habla en tiempo real.

Así es el guante que traduce en tiempo real la lengua de signos

Bioingenieros de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han diseñado un dispositivo similar a un guante que puede traducir la lengua de signos en tiempo real. De momento, el experimento se ha llevado a cabo para la lengua de signos que se utiliza en Estados Unidos y su correspondiente traducción al inglés, pero los investigadores, que se encuentran ya gestionando la patente, no descartan emplear el sistema con otras lenguas. Los resultados se acaban de publicar en la revista « Nature Electronics».

«Esperamos que esto abra una vía fácil para que las personas que usan la lengua de signos se comuniquen directamente con aquellos que no la dominan sin necesidad de que alguien más les traduzca», explica en un comunicado Jun Chen, profesor asistente de bioingeniería en la Facultad de Ingeniería Samueli de UCLA e investigador principal del estudio. «Además, esperamos que pueda ayudar a más personas a aprender la lengua de signos».

Cómo funcionan

En concreto, el sistema se compone de un par de guantes con sensores muy delgados y elásticos que se extienden a lo largo de todos los dedos. Estos receptores están construidos por hilos conductores de electricidad, y recogen los movimientos de las manos y las colocaciones de dedos mientras representan letras, números, palabras y frases individuales.

Después, el dispositivo convierte los movimientos en señales eléctricas, que se envían a una placa de circuito del tamaño de una moneda que está situada en el dorso de la mano, justo encima de la muñeca. La placa transmite esas señales de forma inalámbrica a un teléfono inteligente, que las traduce en palabras habladas a una velocidad de aproximadamente una palabra por segundo.

En las pruebas, el equipo trabajó con cuatro personas sordas que utilizan la lengua de signos estadounidense. Los usuarios repitieron cada gesto de la mano 15 veces. Un algoritmo de aprendizaje automático personalizado convirtió estos gestos en letras, números y palabras que representaban. El sistema reconoció 660 signos, incluidas cada letra del alfabeto y los números del 0 al 9.

Además, los investigadores también agregaron sensores adhesivos en los rostros de los usuarios de lengua de signos que participaron e el experimento, concretamente con electrodos situados entre las cejas y al lado de la boca con el fin de capturar también las expresiones faciales.

 

Primera lista comparativa internacional de términos astronómicos en lenguaje de signos

Ha sido publicada la primera lista de términos astronómicos en lenguaje de signos de varios idiomas, un proyecto a largo plazo apoyado por la Unión Astronómica Internacional y en el que participa el Observatori Astronòmic de la Universitat de València.  

Primera lista comparativa internacional de términos astronómicos en lenguaje de signos – Observatori Astronòmic

LAS MANOS EN LAS ESTRELLAS: Diccionario enciclopédico de astronomía en el Lenguaje de Signos francés (LSF). Bajo la dirección de Dominique Proust. Trabajo realizado con el subsidio: IAU-OAD TF3 fund project: 2015/12/24 Global Sign Language Universal Encyclopedic Dictionary.

DESCARGAR PDF

La lista inicial de términos en varios idiomas está disponible en este enlace.


En el mundo de la ciencia en general y de la astronomía en particular, el Lenguaje de Signos Francés (LSF) ha permitido un notable avance en la comunicación, tanto por el conocimiento de la cultura de la sordera como por el uso del lenguaje de signos, permitiendo un diálogo sin barreras entre los sordos y los que oyen.
Han existido muchas personas sordas de renombre en el mundo de las letras, las artes y las ciencias. Entre los más célebres están:

  •  Pierre de Ronsard (1524-1585), que dedicó sonetos a Cassandra, Marie y Helene, aun cuando le habría sido difícil responder a su llamada;
  • Francisco de Goya (1746-1828) fue uno de los más grandes pintores pero era incapaz de oir las críticas sobre sus trabajos.
  • Y Beethoven (1770-1827) sólo escuchó en su cabeza su Himno a la Alegría de la Novena Sinfonía y sus últimos cuartetos de cuerda.
    En el mundo de la ciencia,
  • Joseph Sauveur (1653-1716), matemático y físico francés, fue profesor en el Colegio de Francia en 1686 siendo sordo de nacimiento.
  • A pesar de su corta vida, John Goodricke (1767-1786) fue un astrónomo sordo que tuvo una brillante carrera. Sus observaciones de estrellas variables como Algol en la constelación de Perseo, ß Lyrae y δ Cephei le permitieron descubrir la familia de las cefeidas, estrellas gigantes frías cuya pulsación periódica en asociación con su luminosidad intrínseca las convierte en particularmente útiles para la calibración de distancias. Dos de los inventos más importantes fueron resultado del trabajo de personas relacionadas con la sordera.
  • Alexander Graham Bell (1847-1922) creció en una familia con una madre sorda y un padre que había perfeccionado un sistema de «lenguaje visual» traduciendo sonidos por símbolos. Profesor en Boston de niños sordos y casado con una esposa sorda, Bell desarrolló medios de comunicación entre los sordos y los oyentes, de los cuales el más famoso fue el teléfono en 1877.
  • Thomas Edison (1847-1931), sólo tenía un 10% de audición en un oído. A él debemos la invención de un «proceso de registro y reproducción de sonidos» (el gramófono), así como los primeros proyectores cinematográficos, la lámpara
    incandescente y la mejora del telégrafo. La emisión de electrones por metales calientes se conoce como el efecto Edison

El anuncio va acompañado de la traducción al español y al inglés del libro “Las Manos en las Estrellas”, publicado originalmente en francés, que contiene más de 300 términos astronómicos en lenguaje de signos francés.

Los términos en español de España han sido generosamente aportados por la Fundación CNSE para la Supresión de las Barreras de Comunicación.

Más información en la nota de prensa de la Unión Astronómica Internacional.


FUENTE: Pilar Gomez Crego