La sonda Pioneer 10.

Ayer se cumplieron 48 años desde que la sonda Pioneer 10 está explorando el universoLanzada el 2 de marzo de 1972, Pioneer 10 fue la primera nave espacial que viajó a través del cinturón de asteroides, y la primera nave espacial en realizar observaciones directas y obtener imágenes de primer plano de Júpiter. Pioneer 10 está ahora a más de 8 mil millones de millas de distancia.

Se lanzó en un cohete Atlas / Centaur / TE364-4, fue la primera vez que se implementaba este vehículo de tres etapas. La tercera etapa fue determinante para poder lanzar el cohete Pioneer 10 a la asombrosa velocidad de 51,810 km/h, necesaria para el vuelo a Júpiter. Esto hizo de Pioneer el objeto más rápido hecho por el hombre en abandonar la Tierra, lo suficientemente rápido para pasar sobrevolar la Luna en 11 horas y cruzar la órbita de Marte, a unos 80 millones de kilómetros de distancia, en solo 12 semanas.

Pioneer 10 hizo su encuentro más cercano con Júpiter el 3 de diciembre de 1973. Este evento histórico marcó el primer acercamiento de los humanos a Júpiter y abrió el camino para la exploración del sistema solar exterior. Durante su encuentro con Júpiter, fotografió el planeta y sus lunas, y tomó medidas de la magnetosfera, los cinturones de radiación, el campo magnético, la atmósfera y el interior de Júpiter. Estas mediciones del entorno de radiación intensa cerca de Júpiter fueron cruciales en el diseño de la nave espacial Voyager y Galileo.

Placa de oro representando figuras humanas y nuestra posición en el universo.

Como primer emisario de la humanidad en el espacio, lleva una placa de oro que describe (con dibujos) la apariencia de los humanos, dónde estamos nosotros en el universo, y la fecha cuando dio comienzo la misión. Una especie de “mensaje en una botella” interestelar diseñada y popularizada por el astrónomo y divulgador científico estadounidense Carl Sagan, y por el astrónomo estadounidense Frank Drake. Fueron dibujadas por Linda Salzman Sagan.

En la placa aparece:

  • a la derecha, la imagen de la sonda con el único fin de dar proporción a las dos figuras humanas dibujadas delante, una femenina y otra masculina.
  • a la izquierda, un haz de líneas que parten radialmente de un mismo punto; ese punto es el planeta Tierra; las líneas indican la dirección de los púlsares más significativos cercanos a nuestro sistema solar y en cada uno, en sistema de numeración binario, la secuencia de pulsos de cada uno; este apartado constituye nuestro “domicilio” en el universo; una civilización técnicamente avanzada, con conocimiento de los púlsares, podría interpretar la placa;
  • en la parte inferior se representa un esquema del sistema solar, con los planetas ordenados según su distancia respecto al Sol y con una indicación de la ruta inicial de la Pioneer 10;
  • arriba del conjunto, a la izquierda, se muestra, también con indicaciones en sistema binario, el spin de una molécula de hidrógeno, el elemento más común en el universo.

Pioneer 10 realizó valiosas investigaciones científicas en las regiones externas de nuestro sistema solar hasta el final de su misión científica el 31 de marzo de 1997. Su señal débil continuó siendo rastreada por el DSN, como parte de un estudio de concepto avanzado de tecnología de comunicación en apoyo de la futura misión de la sonda interestelar de la NASA. La fuente de energía en Pioneer 10 finalmente se degradó hasta el punto en que la señal a la Tierra cayó por debajo del umbral de detección. La última señal  fue recibida el 23 de enero de 2003 cuando estaba a doce mil millones de kilómetros de la Tierra. El intento por contactarla el 7 de febrero de 2003 no fue exitoso.

Sin embargo, Pioneer 10 continuará avanzando silenciosamente como un barco fantasma a través del espacio profundo hacia el espacio interestelar, dirigiéndose generalmente hacia la estrella roja Aldebaran , que forma el ojo de Tauro. Aldebarán está a unos 68 años luz de distancia y Pioneer tardará más de 2 millones de años en alcanzarla.


PAGINA DE PIONEER 10 EN LA NASA: con un contador del tiempo que estuvo activa y emitiendo señal.

PROGRAMA DE RADIO “Acontece que no es poco” (Cadena SER) emitido el 02/03/2020

Muere la matemática afroamericana Katherine Johnson.

Katherine Johnson - Búsqueda de Google

El año de 1969 es recordado, por sobre todas las cosas, por ser el año en que el hombre pisó la Luna por primera vez. Sin embargo, tal hazaña hubiera sido imposible sin la matemática afroamericana Katherine Johnson, quien falleció ayer a los 101 años de edad.

Katherine Johnson , Steve Breen - Búsqueda de Google
Homenaje de Steve Breen

En medio de la discriminación racial de Estados Unidos y de la vertiginosa carrera espacial contra la URSS, Katherine, junto a otras mujeres científicas afroamericanas, como Dorothy Vaughan y Mary Jackson, tuvo un papel crucial en la búsqueda aeroespacial americana, entre los años 1940 y 1960.

Durante su carrera de para la agencia espacial, Katherine Johnson desarrolló ecuaciones cruciales, permitiendo a Estados Unidos enviar astronautas a la órbita y la Luna, fórmulas que todavía son utilizadas en la ciencia aeroespacial contemporánea. La experta ayudó a calcular las trayectorias del Apollo 11, la histórica misión que hizo de Neil Armstrong el primer hombre a caminar sobre la Luna en 1969.

Decenas de afroamericanos trabajaban entonces como matemáticos y físicos para el programa espacial, siendo antes víctimas de las leyes segregacionistas, las cuales les obligaban a utilizar baños separados de los de blancos, o no comer en los mismos restaurantes o también asistir a otras escuelas. Fue solo en 1958 que el equipo de Katherine Johnson fue integrado a otras divisiones de la Nasa para ser parte del primer programa de vuelo espacial tripulado de EE.UU.

katherine-johnson-talentos-ocultos

Tuvo que esperar hasta 2015 para lograr el reconocimiento al trabajo de toda su vida, cuando el entonces presidente Barack Obama le entregó la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor concedido a civiles en el país. Dos años más tarde, la historia de Katherine Johnson y la de sus colegas, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, fue llevada al cine en la película Talentos ocultos, dirigida por Theodore Melfi.

A través de un comunicado, la Nasa anunció su muerte. “La Nasa se encuentra muy triste por la pérdida de una de nuestras pioneras”, se lee en el texto. “La señora Johnson permitió ayudar a nuestra nación a expandir las fronteras del espacio y también abrir las puertas a las mujeres y a las personas negras en esa búsqueda universal para explorar el espacio. Sus esfuerzos y sus competencias permitieron enviar seres vivos a la Luna”, resaltó la agencia.