Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia en la USAL.

La Universidad de Salamanca se ha adherido un año más a la conmemoración del ‘Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia’ el próximo 11 de febrero “con un amplio programa de actividades“, coordinado a través de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la USAL, dependiente del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, en colaboración con Iberdrola y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, que se celebrará de manera online.

Ir a descargar

Una vez más y tomando como eje principal esta conmemoración, Guillermo Sánchez León nos ha invitado a participar un día más en EUREKA, su programa de radio USAL sobre ciencia. En él hemos comentado varios nombres de mujeres científicas. Son todas las que están, pero no están todas las que son. 
En la segunda parte del programa, Carlos Tejero nos habla de la matemática Emmy Noether Amalie que está a la altura de los grandes matemáticos de todos los tiempos. Espero que lo disfrutéis

En los últimos 15 años, la comunidad internacional, a través de la declaración de la igualdad de género como uno de los objetivos de desarrollo sostenible para la Agenda 2030, ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en la ciencia. Una brecha de género que se ha visto ensanchada debido a la actual situación del Covid-19, según se recoge en un estudio publicado en Nature que apunta a una disminución de los artículos científicos presentados con mujeres como primeras autoras.

Entre los diferentes centros, departamentos y grupos de investigación de la universidad participantes figuran el Instituto de Biología Funcional y Genómica (CSIC- Usal), el Centro de Investigación del Cáncer, el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, la Asociación Innova Salamanca, el grupo de investigación Grial, el Observatorio de Contenidos Audiovisuales y la plataforma ’11defebrero.org’. También destaca la colaboración del Ayuntamiento de Salamanca, la Biblioteca Pública de Salamanca Casa de las Conchas, la Biblioteca Torrente Ballester y el Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada.

Entre las actividades diseñadas para conmemorar la efeméride destacan jornadas, exposiciones, competiciones escolares, proyecciones, charlas, conferencias y presentaciones de proyectos y resultados de investigación que se celebrarán de forma digital de acuerdo a las actuales circunstancias sanitarias.

Las 14 investigadoras del CIC

Desde hace cuatro años, el Centro de Investigación del Cáncer participa y organiza actividades para conmemorar este día. Este año, 14 investigadoras del CIC y socias de Aseica participarán en la iniciativa ‘#Conócelas’.

El proyecto pretende dar visibilidad a las mujeres que investigan, en particular en cáncer, y llevar su trabajo a institutos y colegios de todos los puntos de España posibles. “Algo que nos ha enseñado la pandemia es que cualquier persona puede estar conectada con otra en cualquier parte del mundo, y por eso esta iniciativa va a poder llegar a lugares o poblaciones pequeñas alejadas de núcleos universitarios, académicos e industriales, que por lo general no tiene acceso a este tipo de actividades”, puntualizó la coordinadora de ‘#Conócelas’ en Castilla y León, Sandra Blanco, investigadora principal del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC) y científica titular del CSIC.  

‘#Conócelas’ quiere poner de manifiesto que “las mujeres que investigan son además mujeres divertidas, que no solo trabajan en laboratorios o en despachos todo el día”. Es importante que los estudiantes entiendan que “cualquier persona que se lo proponga puede ser investigadora y que la investigación no tiene por qué ser aburrida”. Además, se quiere recalcar que la ciencia no tiene fronteras. “Aunque todas las investigadoras que participan en esta iniciativa son españolas, muchas de ellas trabajan en el extranjero“.

Perspectivas de la OCDE sobre ciencia, tecnología e innovación 2021.

OECD (2021), OECD Science, Technology and Innovation Outlook 2021: Times of Crisis and Opportunity, OECD Publishing, Paris, https://doi.org/10.1787/75f79015-en.

Texto completo

En las respuestas inmediatas a la crisis del COVID-19, la ciencia y la innovación están desempeñando un papel esencial para proporcionar una mejor comprensión científica del virus, así como para el desarrollo de vacunas, tratamientos y diagnósticos. Tanto el sector público como el privado han invertido miles de millones de dólares en estos esfuerzos, acompañados de niveles de cooperación mundial sin precedentes. Sin embargo, se prevé que la crisis económica que se está produciendo en la actualidad reduzca drásticamente el gasto en investigación e innovación de las empresas, mientras que los gobiernos, cargados de deudas, tendrán que hacer frente a múltiples demandas de apoyo financiero que compiten entre sí.

Estos acontecimientos amenazan con causar daños a largo plazo a los sistemas de innovación en un momento en que la ciencia y la innovación son más necesarias para hacer frente a la emergencia climática, cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y acelerar la transformación digital. Los gobiernos tendrán que tomar medidas para proteger sus sistemas de innovación como parte de sus paquetes de estímulo y recuperación, pero también deberían utilizarlos como oportunidades para las reformas. En particular, la política de ciencia, tecnología e innovación (CTI) debería pasar a apoyar una agenda más ambiciosa de transformación del sistema que promueva una transición gestionada hacia futuros más sostenibles, equitativos y resilientes.

Fuente: Universo Abierto

Bañadores y dopaje tecnológico.

Bañadores y dopaje tecnológico — Cuaderno de Cultura Científica
Arne Borg en 1927 con el bañador Racerback de la casa Speedo

Leire Sangroniz y Ainara Sangroniz. Bañadores y dopaje tecnológico.  Zientzia Kaiera (blog).

VER ARTÍCULO ORIGINAL

Leire Sangroniz y Ainara Sangroniz son doctoras en Química e investigadores del Departamento de Ciencia y Tecnología de Polímeros de la Facultad de Química de la UPV/EHU y del Instituto Polymat.

El desarrollo de la ciencia y la tecnología nos ha dado la oportunidad de obtener más y mejores materiales deportivos, y, por lo tanto, el rendimiento de los y las deportistas ha aumentado. Pero, ¿dónde está el límite? Cuando un equipamiento concreto ofrece a las personas deportistas ciertas ventaja sobre sus adversarios, hablamos de dopaje tecnológico. El dopaje tecnológico se ha dado en varios deportes: ciclismo, tenis, atletismo, y también en el golf. Pero puede que el ejemplo más destacable sea el de la natación. En la pasada década surgió una gran polémica en los Juegos Olímpicos, en torno a los bañadores.

A principios del siglo XX no se tenía en cuenta la velocidad de los nadadores a la hora de diseñar los trajes de baño. Eran unas camisetas y pantalones de lana que se mojaban enseguida y cogían mucho peso. Pero en aquella época era impensable diseñar algo más ligero. El primer cambio importante ocurrió en 1927, cuando la casa Speedo comercializó el bañador Racerback; fue toda una revolución, ya que el bañador se ajustaba mucho al cuerpo. La espalda y los hombros quedaban al descubierto para facilitar el movimiento, y en vez de lana, se utilizó seda.

Los siguientes años, el desarrollo de la tela sintética, es decir, la tela realizada con polímeros permitió realizar bañadores más ligeros, entre ellos los de nylon (poliamida), en la década de los 50, o los de elastano (copolímero de poliurea poliéster), en los 70. Estos materiales eran bastante nuevos en aquella época, ya que fueron creados a principios y a mediados del siglo XX, respectivamente, por la casa DuPont. Durante los años siguientes la tendencia fue la misma: telas de polímero y bañadores más pequeños, ligeros y ajustados.

La empresa Speedo continuó con sus avances y en el año 2000 desarrolló el bañador Fastskin. Tenía marcas en forma de V en la superficie, para reducir la resistencia al agua, y muchos deportistas lo usaron en los juegos de Sydney. Después, desarrollaron el bañador LZR Razer; con ese bañador quedó claro el impacto que tiene la tecnología en el rendimiento de los deportistas, sobre todo en natación. En los Juegos Olímpicos de Beijing (2008) se batieron 25 marcas mundiales de natación. Detrás de esos resultados había algo más que la buena forma física de los deportistas: El bañador LZR Racer de Speedo. El 98 % de las personas nadadoras que ganaron una medalla llevaban ese bañador.

El traje en cuestión mejoraba el rendimiento de los nadadores y nadadoras, comprimiendo sus músculos y obteniendo un aspecto más hidrodinámico. Además, cubría el cuerpo desde las pantorrillas hasta las muñecas y atrapaba las burbujas de aire entre el cuerpo y el bañador, aumentando la flotabilidad.

Cabe destacar que el traje estaba realizado en poliuretano, material hidrofóbico, y eso tiene una ventaja: repele el agua. De todas formas, el bañador no podría hacerse solamente de poliuretano, ya que se rompía facilmente. Siendo así, se le añadió otro polímero, una poliamida especialmente tratada, para aumentar la hidrofobicidad y no absorber agua. Asimismo, las piezas estaban unidas mediante ultrasonidos, para evitar las costuras y reducir la resistencia.

Según los estudios realizados, las pequeñas burbujas de aire que se alojaban entre la piel y el bañador mejoraban la flotabilidad. Como la resistencia al aire es más pequeña que la resistencia al agua, cualquier pequeño detalle puede influir mucho en la velocidad.

Bañadores y dopaje tecnológico — Cuaderno de Cultura Científica
Nađa Higl en el Campeonato Europeo de Natación de 2010 con el bañador «Super-body Jaked J01» .

El resto de marcas también realizaron avances; Arena, por ejemplo, consiguió desarrollar un bañador enteramente realizado en poliuretano con una menor resistencia al agua, puesto que era completamente impermeable e hidrofóbico. En 2009, en el XIII Campeonato Mundial de Natación, casi todos los nadadores y nadadoras llevaron el bañador de Arena y este uso hizo que la Federación Internacional de Natación (FINA) se encontrara con un problema. Las marcas mundiales se superaban fácilmente y esto hizo que algunos deportistas y parte del público se incomodaran y cuestionaran los resultados, perdiendo su valor.

Se empezó a hablar de dopaje tecnológico, ya que los logros fueron gracias a un desarrollo tecnológico importante, no solo al esfuerzo de los y las nadadoras. Así que la Federación Internacional de Natación decidió prohibir este tipo de bañadores a partir de 2009. Desde ese momento solamente se permitirían los tejidos permeables; es decir, trajes que no formaran burbujas de aire. Además, se limitaron las dimensiones de los trajes. En el caso de los hombres, podrían abarcar solamente desde la cintura hasta la rodilla; en el caso de las mujeres, no podrían cubrir más allá de los hombros, ni por debajo de las rodillas.

Probablemente, en el futuro, a medida que la ciencia y la tecnología avancen volverá a hacerse evidente la delgada línea existente entre la mejora de los equipamientos deportivos y el dopaje tecnológico.

FUENTE: CULTURA CIENTÍFICA.COM

Ciencia y tecnología: actitudes públicas, conocimiento e interés

Science Knowledge Quiz - Buscar con Google

John C. Besley and Derek Hill. Science and Technology: Public Attitudes, Knowledge, and Interest. [May 2020]. Science and Engineering Indicators

DESCARGAR INFORME, MATERIAL COMPLEMENTARIO Y TABLAS


Este informe ofrece un retrato de las actitudes públicas y la comprensión de la ciencia y la tecnología (C&T) en los Estados Unidos.

Los datos primarios del informe proceden de la General Social Survey (GSS), una encuesta nacional cara a cara de larga duración patrocinada por la National Science Foundation (NSF) con amplios datos de tendencias sociológicas y de actitudes.

Este informe contiene cuatro secciones principales.

  • La primera presenta las opiniones generales de los estadounidenses sobre la ciencia, incluyendo el grado en que los estadounidenses ven prometedora la ciencia y la tecnología, si tienen reservas sobre la ciencia y la tecnología, y qué opiniones tienen sobre los científicos y el financiamiento federal de la investigación científica.
  • La segunda sección aborda las actitudes del público sobre temas específicos de C&T, tales como varios temas ambientales, incluyendo el cambio climático, los alimentos genéticamente modificados y la energía nuclear.
  • La tercera sección examina la comprensión de los hechos y procesos relacionados con la C&T.
  • La última sección explora el interés y la fuentes del público americano en las noticias relacionadas con la ciencia y la tecnología y la participación del público en actividades relacionadas con la ciencia y la tecnología, como las visitas a museos de ciencia o tecnología.

En el apéndice técnico se ofrece más información sobre el GSS y las demás fuentes de datos utilizadas en el presente informe. Todas las diferencias o pautas que se indican específicamente en el texto son estadísticamente significativas. También se señalan otras fuentes públicas, como el Centro de Investigación Pew y Gallup, cuando procede, así como datos de otros países. La redacción y el orden de las preguntas, así como otros factores, como la modalidad de la encuesta y el marco de muestreo, suelen variar según las fuentes; por consiguiente, las comparaciones entre encuestas deben hacerse con cautela.

Impulsar y fortalecer los proyectos STEAM en las organizaciones de la educación no formal. 

El término STEAM es un acrónimo que hace referencia a los nombres en inglés de 4 materias: Science, Technology, Engineering y Mathematics al que, en los últimos tiempos, se le ha añadido la materia Arts. Así, los proyectos STEAM plantean un enfoque transversal a estas áreas.

DESCARGAR PDF

GUÍA  de recomendaciones para impulsar y fortalecer los proyectos STEAM en las organizaciones de la educación no formal. 

Esta guía de recomendaciones es el  resultado del trabajo colaborativo entre Innobasque y EDE Fundazioa desarrollado a lo largo de 2017 en el contexto del proyecto Espacio STEAM. Una iniciativa en la que han participado cincuenta organizaciones y doce ponentes relevantes, y que ha sido articulada en seis conferencias formativas, seis talleres de creación colectiva y la producción de esta guía.

Espacio STEAM nació con vocación de involucrar a los agentes de la educación no formal en el fomento de la Educación STEAM y de la cultura científica, tecnológica y de la innovación, pero desde una perspectiva colaborativa. De esta manera, se concibió como un espacio de aprendizaje compartido donde se conectaba a las organizaciones de la educación no formal con entidades científico-tecnológicas.